Ramsés II

Ramsés II
4.6 (91.11%) 9 votos

Uno de los faraones más sobresalientes, importantes y recordados del antiguo Egipto fue Ramsés II, también conocido como Ramsés el Grande. Fue el tercer faraón de la dinastía XIX con el que Egipto vivió su último período de esplendor.

Hizo que lo consideraran Dios incluso más que los anteriores gobernantes.

Poseía cualidades singulares como gobernante, militar y diplomático, que lo convirtieron en el último gran faraón de Egipto. Se destacó en todos los ámbitos en los que un faraón debía sobresalir.

Ramsés II gobernó durante 66 años, desde 1279 a.C hasta 1213 a.C. Siendo uno de los faraones con el reinado más longevo de la historia del antiguo Egipto.

Biografía de Ramsés II

Ramses II

Ramsés II nació el 1303 a.C era hijo de Seti I y la reina Tuya y nieto del faraón Ramsés I. Vivió durante su infancia en Luxor, donde lo instruyeron para ser el futuro heredero. Al cumplir sus 10 años es nombrado heredero al trono y comandante en jefe del ejército. Con tan solo 14 años comenzó a participar en campañas bélicas junto a su padre. Además, nace en él la afición de construir edificios.

A sus 17 años contrajo matrimonio con Nefertari, con la que tuvo su primogénito llamado Amonherunemef. Aunque ella no fue la única esposa que tuvo. En el transcurso de los años tomó varias esposas quienes le dieron muchos hijos. A sus 24 años fue nombrado faraón de Egipto iniciando de inmediato campañas militares para asegurar las rutas comerciales y recuperar las fronteras de Egipto.

Reinado de Ramsés II

Tras el fallecimiento de su padre Seti I en el año 1279 a.C, Ramsés II fue nombrado faraón de Egipto y Sol de los Nueve Arcos. Se centró en conservar a Egipto bajo la paz dejándoles claro a los sacerdotes que era él quien ejercería los poderes. Por tal motivo, nombró a Nebumenef sumo sacerdote, quien era de su total confianza. Durante su reinado realizó importantes construcciones y comenzó a perforar pozos para obtener agua para sus templos.

Empleó el oro del sur para sufragar sus proyectos y peleó por extender las fronteras, lo que ocasionó un enfrentamiento contra el rey Hattusil de Hatti. Ramsés II se ocupó en reconquistar las fronteras con tierras africanas y asiáticas. Tras varios años de lucha, se firma el primer tratado de paz del mundo entre el faraón Ramsés II y el rey de Hatti. Formaron un pacto de ayuda mutua por si eran atacados.

Aspectos sobresalientes del reinado de Ramsés II

Inició su reinado trasladando la capital desde Tebas hasta Tanis. Su primera campaña militar tuvo como objetivo someter Palestina. Su finalidad era conseguir una base de operaciones con la que pudiera invadir Siria.

Durante los 66 años de su reinado logró construir impresionantes monumentos y templos, en su mayoría dedicados a él mismo. Consiguió llevar la capital de Tebas a su máximo esplendor, lo que hizo que los demás pueblos sintieran mucho temor debido a las maravillas de esta ciudad.

Bajo su largo reinado, Ramses II pudo armonizar todas las circunstancias para el desarrollo y crecimiento de Egipto. Logró estabilidad política y religiosa, la extensión de los límites exteriores, creciente cambio comercial y cultural, prosperidad económica y potencia militar. Consolidó un gran imperio el cual amplió por el noreste de África y el próximo Oriente.

Legado de Ramsés II

Ramsés II, el faraón egipcio, se convirtió en uno de los faraones más poderosos del antiguo Egipto.

Su figura consolidó la fascinación por Egipto, que se ha evidenciado desde la antigüedad hasta la actualidad.

Legado Militar de Ramsés II

Ramsés el Grande fue un hábil militar que organizó un ejército poderoso y eficaz. Una de las batallas que hizo que su figura quedara marcada en la historia fue la Batalla de Qadesh. En la que demostró su gran hazaña y obtuvo la victoria contra los hititas. Este episodio destacado se dejó plasmado en el poema de Qadesh, el cual se ha reproducido en diversos papiros.

También ha sido copiado en jeroglíficos en los muros de Karnak, Luxor y Abidos. Además, el informe oficial de esta batalla está tallado en las paredes de los templos de Abidos, Tebas y Abu Simbel, entre otros.

Legado Arquitectónico de Ramsés II

Su principal legado fueron las majestuosas edificaciones que ordenó construir durante su reinado.

Sus santuarios están entre los más hermosos del antiguo Egipto.

Templo de Abu Simbel

Los 2 templos excavados en Abu Simbel están entre los más hermosos. Estas edificaciones muestran unas esculturas monumentales que simbolizan al faraón. Además, otras de las destacables edificaciones de Ramsés II fueron el santuario fúnebre Ramesseum en Tebas y el Osireón en Abidos.

Muerte y tumba de Ramsés II

El faraón Ramsés II murió en el año 1213 a.C cuando contaba con 90 años. Se cree que su causa de muerte se debió a caries y estas le causaron una infección en la sangre. Tras su muerte empezó a decaerse drásticamente el poder en Egipto. Ramsés II continuó con la misma decoración que utilizó su padre para su tumba, aunque con notorias ampliaciones.

Ramsés II fue enterrado en la tumba KV7 del valle de los Reyes, ubicada exactamente en la ribera occidental del río Nilo y al Norte de los Valles del Luxor.

Es la tumba más extensa del aréa donde fue edificada. Lamentablemente, el lugar a sufrido violentas inundaciones borrando en gran parte las pinturas

Momia de Ramsés II

Su momia fue descubierta por Gastón Maspero y H. brugsch en 1881. Su apariencia es la de un hombre anciano, de alta estatura, nariz prominente y cara alargada. Debido a la humedad a la que estuvo expuesta la momia de Ramsés II, se desarrollaron muchos hongos y bacterias. Estos representaban un gran peligro para su conservación. Por tal motivo, en 1976 fue trasladada de Egipto a París donde sería sometida a un tratamiento para solucionar el problema.

Un dato curioso es que Ramsés II, aunque llevaba 3.000 años muerto, necesitó pasaporte y su respectivo visado para entrar a Francia. Ya que las autoridades francesas no permitían la entrada de ningún extranjero sin pasaporte al país, estuviera vivo o muerto. Actualmente los restos de Ramsés II reposan en el museo egipcio de El Cairo.


Leave a Reply