Paz de Augsburgo - MundoAntiguo

La denominada Paz de Augsburgo fue un acuerdo que firma Fernando I de Habsburgo, representante del emperador Carlos V, en conjunto con los príncipes protestantes de la Liga de Esmalcalda (Sacro Imperio Romano Germánico). El trato fue firmado en Augsburgo (Alemania) el 25 de septiembre de 1555, con el objetivo de resolver el conflicto entre el catolicismo y el luteranismo.

Paz de Augsburgo
Paz de Augsburgo

Causas

Las causas de la creación del tratado de Paz de Augsburgo pueden resumirse de la siguiente manera:

División religiosa

Antes del tratado de paz de 1555, el Sacro Imperio Romano Germánico venía fragmentándose. Las confesiones protestantes que emergían, ganaban cada vez más devotos, esta realidad generó conflictos con los católicos. La división religiosa potenció los conflictos armados entre católicos y protestantes.

Ínterin de Augsburgo

El Ínterin de Augsburgo fue un decreto por parte del emperador Carlos V, el cual se convirtió prontamente en ley. Este se dictó en 1548 para detener los conflictos de carácter religioso mientras se hallaba una solución permanente.

Se basaba en principios católicos y constaba de 26 leyes que, en cierta medida, afectaban a los príncipes luteranos. Aunque se permitía la entrega del pan y el vino a laicos y autorizaba el matrimonio a los sacerdotes; la naturaleza cristiana fue lo que hace que colapse.

Como los protestantes no se apegaron al decreto, intentaron establecer uno propio. Pero este no fue aceptado ni por el lado de los cristianos ni del Imperio. Las divisiones que se generaron no fueron solventadas hasta la llegada del tratado de Paz de Augsburgo.

En qué consistió el Tratado de Paz de Augsburgo

El Imperio, para aquel momento, estaba dividido en áreas de control que eran manejadas por los príncipes. El Tratado de Paz dividía el Imperio en dos confesiones cristianas: Católicos y luteranos. Solo esas, puesto que otras ramas como el calvinismo, estaban completamente prohibidas.

Según este acuerdo cada príncipe podía escoger la religión oficial de su dominio. También se permitió la libre inmigración de los ciudadanos que no estaban de acuerdo con lo que se establecía en su zona.

La Paz de Augsburgo presentaba tres decretos fundamentales que establecían el acuerdo entre católicos y luteranos, estos eran:

Cuius Regio, Eius Religio

La frase en latín significa “De quien sea el dominio, su religión”. Con este principio se establecía que el príncipe que tuviera un territorio dentro del Imperio, estaba en libertad de establecer una confesión oficial dentro del territorio, sea católica o luterana.

Los habitantes tendrían que practicar estrictamente la religión que se decretara oficial en el territorio. Los que se negaran o no quisieran, estaban libres de emigrar sin problemas ni daños a su honor. Las familias podían vender su propiedad y consolidarse en la región de su preferencia.

Reservación eclesiástica

Si un obispo local decidía cambiarse de religión, los habitantes de dicha región no estaban obligados a adaptarse al cambio. Aunque no estaba escrito, se esperaba que el obispo dejara su puesto y diera paso a otro que fuera creyente de la confesión local.

Si un príncipe con cargo eclesiástico se pasaba al luteranismo, no se podía apropiar de los bienes de obispado o de la abadía y hacerlos herencia para su familia. La secularización fue aceptada solo para las previas a 1552, mientras que los secularizados posterior al este año debieron restituirse. 

Declaración de Fernando

Este principio se mantuvo en secreto por casi veinte años. Permitía a caballeros y ciertas ciudades no tener uniformidad de religión, de esta forma podían subsistir legalmente católicos y luteranos.

Consecuencias

El acuerdo de Paz de Augsburgo ayudó a liberar las tensiones existentes entre católicos y luteranos. Pero se dejaron de cubrir muchos aspectos que al final generarían problemas a Imperio Romano.

Otras confesiones, como el anabaptismo y el calvinismo, no estaban reconocidas dentro del tratado. Esto enfurece a los miembros de dichas religiones y genera la fragmentación del Imperio. Los protestantes que no fueran luteranos, que vivieran en zonas legalmente luteranas o católicas, podían ser acusados de herejes.

Fin de la paz de Augsburgo

El establecimiento de la paz era una necesidad innegable dentro del imperio, por ser las dos principales confesiones que dominaban el ámbito religioso. Pero el acuerdo no aclaro todas las situaciones sino que se convirtió en un tratado controversial.

Tras los conflictos religiosos entre los protestasen y el estado durante el siglo XVII, otros países se suman a esta lucha y comienza la Guerra de los Treinta Años. Un sangriento conflicto que dejó un saldo de 8 millones de muertos, en su mayoría romanos.

Una de las razones que lleva directamente a esta Guerra, fue la decisión del Imperio de no incluir a las otras religiones en el tratado de Paz. De hecho, el pacto establecía que toda confesión que no perteneciera al catolicismo o luteranismo estaba excluida por completo de la paz.

Los calvinistas, por ser de una religión negada por el Imperio, toman medidas drásticas. En 1618, calvinistas de Praga asesinan a dos fieles embajadores del emperador, precipitando el inicio de la guerra.

Bibliografía

  • Paz de Augsburgo. (2020, 10 de febrero). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: marzo 11, 2020 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Paz_de_Augsburgo&oldid=123437270.
  • Paz de Augsburgo: Causas, Acuerdos, Consecuencias. (s/f). Lidefer.com. Fecha de consulta: marzo 11, 2020 desde https://www.lifeder.com/paz-augsburgo/.

Citar el artículo

MundoAntiguo.net. (24 marzo, 2020). Paz de Augsburgo - MundoAntiguo. Recuperado de https://mundoantiguo.net/paz-de-augsburgo/

¿Pudiste encontrar lo que buscabas?

tres × 2 =