Los Vándalos

Los Vándalos
4.6 (91%) 20 votos

Durante mucho tiempo se evidenció el rechazo hacia los pueblos germanos que se esparcieron durante la decadencia del imperio romano. Los romanos los llamaban despectivamente los bárbaros. Entre estos pueblos, los vándalos son los que adquirieron la peor reputación, debido a sus terribles acciones.

Fueron un factor importante para el quebranto de las fuerzas militares de Roma. Lograron convertirse en un pueblo importante y muy temido durante el reinado de Genserico.

¿Quiénes eran los vándalos?

Los vándalos eran un pueblo germano situado en las fronteras del imperio romano, concretamente en Europa central. Allí empezaron a presionar para conseguir tierras, recompensas y beneficios. La idea de agresión y violencia quedó asociada históricamente al término vándalo. Esto se debió a que estos usaban métodos sangrientos y violentos para irrumpir en el imperio romano, sitiando sus poblaciones.

También, tomaban botines de guerra y destruían ciudades fundadas. Adoptaron como idioma el latín y algunas instituciones romanas de África al conquistar el norte. Contribuyeron al rompimiento de las unidades económicas marítimas.

Inicio y desarrollo de los Vándalos

Los vándalos surgieron de una mezcla de tribus en el siglo I de nuestra era. Estaban ubicados en la región del Báltico. Luego, se desplazaron desde las regiones germanas hasta la península ibérica. Debido a sus constantes conflictos con los godos y otros pueblos, trataron de ubicarse en las riberas danubianas. De esta manera, a finales del siglo III chocaron con Roma.

Alrededor del año 400 d.C llegan a Hispania, la cual estaba dominada por Roma. Allí saquearon y desolaron la ciudad de Carthago Nova y con Gunderico al mando tomaron la ciudad de Hispalis en el. Luego cruzaron a las ricas tierras del norte de África con el objetivo de apoderarse de las mejores zonas agrícolas del imperio.

Genserico aprovechó la debilidad de roma en este territorio y fundó el reino vándalo en África, convirtiéndose en un soberano del imperio. Teniendo como capital la ciudad de Cartago. De esta manera, se sentaron las bases del apogeo de los vándalos y en el año 455 saquearon Roma. Aunque los romanos intentaron en varias ocasiones recuperar lo saqueado por los vándalos, tuvieron que reconocer su soberanía sobre los territorios ocupados.

Características de los Vándalos

Fueron muchas las cosas que caracterizaron a los vándalos, entre las más sobresalientes están:

  1. Eran arrianos fanáticos.
  2. Surgieron de un conjunto heterogéneo de tribus.
  3. Usaron métodos sangrientos y violentos para lograr sus objetivos.
  4. Su economía estaba basada principalmente en saqueos.
  5. Su fuerza principal eran los caballeros.
  6. Persiguieron con dureza al catolicismo.
  7. Adoptaron como lengua el latín.
  8. Estaba prohibido los matrimonios mixtos.
  9. Solo ellos poseían el derecho de llevar armas.

Reyes de los Vándalos

Entre los reyes que gobernaron a los vándalos están:

  • Visumaro en el siglo III d. C.
  • Godegisilio hasta 406.
  • Gunderico desde 407 hasta 428.
  • Genserico 428-477.
  • Hunerico a partir del 477 hasta 484.
  • Guntamundo 484-496.
  • Trasamundo desde 496 hasta 523.
  • Hilderico en 523 hasta 530.
  • Gelimer 530 al 534.

Política de los Vándalos

La política de los vándalos fue principalmente defensiva y de intimidación contra sus enemigos, la nobleza bárbara y romana.

La forma de gobierno de los vándalos era una monarquía dirigida por reyes. La desatención social y poca organización política afectó las estructuras administrativas que habían heredado del imperio romano. Esto ocasionó su ruina definitiva, por causa de la base del poder de sus reyes, del ejército y sus exigencias. Sus monarcas no contaban con leyes escritas, solo se regían por costumbres. Tampoco contaban con gobernadores de provincias, ministros o jueces que los ayudaran a gobernar.

El rey vándalo Genserico estableció un extraño sistema de sucesión llamado seniorato. Este consistía en que la realeza era transmitida por orden de edad primero entre hermanos y solo tras la muerte del último era pasada a una segunda generación.

Economía de los Vándalos

La economía de los vándalos tenía una base agrícola muy importante, que los llevaba a la exportación de grano a la península itálica.

Sin embargo, hicieron del saqueo un pilar principal para mantenerse económicamente.

Sus razzias continuas en el mediterráneo occidental y su poderosa flota los llevaron a controlar enclaves importantes para el comercio. Entre ellos Córcega, Baleares, el archipiélago maltés y Cerdeña.

Religión de los Vándalos

Su principal religión era el arrianismo, una herejía cristiana que estaba en oposición a la doctrina de la trinidad. La convirtieron en una poderosa fuente de inspiración que cohesionaría al reino vándalo y que justificaría sus actos. Quienes recibieron el impacto directamente del fanatismo de los vándalos fueron los católicos, especialmente la estructura eclesiástica. Sus miembros eran despojados de sus propiedades, desterrados y en ocasiones asesinados. Dándole a sus acciones un carácter de guerra santa, asesinaban sacerdotes y obispos católicos.

Cultura de los Vándalos

Durante el reino vándalo estaban prohibidos los matrimonios mixtos. Sin embargo, con el tiempo adoptaron la manera de vivir de los romanos, se afeitaban la barba y adoptaron sus costumbres y modas.

Sus costumbres ancestrales de artesanía, construcción y vestimenta fueron olvidadas, su arte pasó a ser el romano.

A diferencia de los otros pueblos barbaros, mantuvieron la separación de la población nativa, apropiándose de las mejores tierras y expulsando a sus propietarios.

Fin de los Vándalos

Luego de la muerte de Genserico en el año 477 d.C, el imperio de los vándalos iría en declive debido a los desacuerdos entre sus descendientes. Su sucesor Hunerico, quien gobernó entre los años 477 y 484 d.C, intentó crear un sistema de sucesión patrilineal. Sin embargo, esto chocó con la oposición de parte de la nobleza de servicio e incluso de su propia familia.

Esto trajo como resultado sangrientas purgas.

En el año 530 d.C el rey Hilderico fue destronado, asesinado y en su lugar empezó a gobernar Gelimer en el año 530 hasta el 534 d.C. Faltos de apoyos y debilitados militarmente, los vándalos sucumbían ante la fuerza bizantina quienes los habían intervenido. Un ejército comandado por Belisario venció a Gelimer en el 534 d. C, el último rey vándalo. De esta manera, los vándalos fueron incorporados al imperio bizantino y desaparecieron como pueblo.

Leave a Reply