Los Jardines Colgantes de Babilonia

Los Jardines Colgantes de Babilonia
5 (100%) 17 votos

Babilonia fue una ciudad que se caracterizó por su esplendor cultural. Prueba de ese esplendor son los jardines colgantes de Babilonia, los cuales fueron considerados como una de las 7 antiguas maravillas del mundo. Junto con la Gran Pirámide de Guiza, la estatua de Zeus en Olimpia, el templo de Artemisa en Éfeso, el Coloso de Rodas, el Mausoleo de Halicarnaso y el Faro de Alejandría.  Estos jardines se crearon cuando estaba Nabucodonosor en el poder, en el año 600 a.C.

Sin embargo, son muchos los que opinan que estos jardines son resultados de mitos y leyendas sobre la bella, opulenta y lujuriosa ciudad babilónica. Por esa razón, descubre el origen de la existencia de estos jardines.

Jardines Colgantes de Babilonia

Origen de los Jardines colgantes de Babilonia

Los jardines colgantes de Babilonia se construyeron en el siglo VI a.C. cuando reinaba en Babilonia Nabucodonosor. Su ubicación se encontró a orillas del río Éufrates. Las aguas que se usaban para regar las plantas de estos jardines eran traídas directamente del río. En estos jardines se encontraban una gran variedad de plantas, palmeras, árboles frutales como los dátiles y los cocos.

Se cree que Nabucodonosor, rey de los caldeos, inició la construcción en el año 600 a. C. con el propósito de regalarlo a su esposa Amytis, hija del rey Ciáxares del Imperio Medo.

Resulta que la reina añoraba los esplendores y las montañas de su antiguo Imperio. Por eso, el rey Babilonio hizo todo lo posible por cambiar lo plano que era Babilonia. Y, con estos Jardines Colgantes lo logró. Sin lugar a dudas, al ver esos hermosos jardines la nostalgia de la reina desaparecía y se sentía reconfortada.

Leyendas de los Jardines colgantes de Babilonia

Con respecto a la construcción de estos jardines existen muchas leyendas, entre ellas:

  • Con un poco sustento histórico se dice que en el año 600 a. C. la reina de los caldeos, Sofía II, quiso hacerle un obsequio a su esposo el hijo del rey de los medos, Octavio V para demostrarle su amor.
  • Otra leyenda muestra que los jardines fueron creados en el año 810 a.C. cuando reinaba en Asiria y Babilonia Sammuramat, que era llamada por los griegos Semíramis viuda de Shamshiadad V. Fue una reina valiente que conquistó Egipto y la India. Esta reina acabó por quitarse la vida al no resistir las conspiraciones de su propio hijo.

¿Cómo eran los Jardines Colgantes de Babilonia?

Los jardines colgantes de Babilonia en realidad no colgaban. Su nombre se debe a una mala traducción, lo que realmente significa es “saliente” dando a entender la presencia de un balcón. Se cree que eran terrazas escalonadas sobre unas piedras de la cual caían arbustos, plantaciones de flores y arboles.

Jardines Colgantes de Babilonia

La ubicación de los jardines Colgante de Babilonia se encontraba a lado del río y junto al palacio del Rey con el propósito que los viajeros pudieran contemplarlos. El acceso a estos jardines estaba totalmente prohibido para las personas del pueblo.

En aquella estructura escalonada de bóvedas, arcos y con más de 22 metros de altura. Según se opina, Nabucodonosor hizo que se construyeran arcos progresivamente más altos a modo de escalones y luego recubrió esas montañas de mampostería con la tierra suficiente para mantener los arboles.

Construcción de los Jardines Colgantes de Babilonia

La construcción estaba bajo una base de piedras de unos 120 metros cuadrados. Aunque se le llamaba colgante, en realidad, lo que daba la impresión de que las plantas colgaran eran las varias terrazas escalonadas que iban elevadas hasta 24 metros (50 codos aproximadamente).

Los materiales que se usaron fueron:

  1. Grandes piedras, debido a que los ladrillos no son resistentes a la humedad.
  2. Mediantes sistemas de irrigación, era posible regar los jardines.
  3. Fue necesario la construcción de una máquina semejante a una noria transportadora de agua desde un pozo.

Así, fue posible que Nabucodonosor construyera un aparente monte cubierto de hermosa vegetación.

¿Existieron los Jardines Colgantes de Babilonia?

Hoy día la historia de los jardines Colgantes de Babilonia la tenemos gracias a historiadores como Diodorus Siculus y Berossus. En las tablas cuneiformes de la época de Nabucodonosor, en la era Neo-Babilónica, no se hace referencia a los jardines. Aunque si hacen referencia a la ciudad de Babilonia, las descripciones del sus palacios y de las murallas de 13 millas de largo.

Actualmente algunos historiadores argumentan que una vez que los soldados de Alejandro Magno llegaron a la tierra de Mesopotamia, la Luna Fértil, vieron la ciudad y sus jardines y quedaron impresionados de su belleza. Al regresar a sus ciudades, estos soldados comenzaron a hablar de las maravillas de jardines que Nabucodonosor había creado cerca de la torre de Babel.

Claro, hoy día, los arqueólogos siguen trabajando con el propósito probar la existencia de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Restos de los Jardines Colgantes de Babilonia

Hay que recordar que actualmente, de la antigua Babilonia solo quedan ruinas. Por ello, es que para poder comprobar la existencia de estos Jardines Colgantes, los arqueólogos han tenido que hacer excavaciones. Estas investigaciones arqueológicas que se han realizados recientemente en la antigua ciudad de Babilonia, en el actual territorio de Irak, destaparon el asentamiento del palacio. Sin embargo, hay muchos otros descubrimientos de las construcciones abovedadas con irrigaciones del palacio meridional y de paredes gruesas.

Un grupo de arqueólogos ha examinado el área meridional del palacio y rehízo la construcción abovedada de los Jardines Colgantes. Pero, existen muy pocas pruebas que existen, debido a que en los numerosos escritos babilónicos de la época, es imposible asegurar el aspecto real de estos Jardines Colgantes.

Fin de los Jardines Colgantes de Babilonia

Con la caída de Babilonia y el fin del Imperio Neobabilónicolos jardines fueron abandonados.

Hasta el punto que cuando Alejandro el Grande llegó a la ciudad en el siglo IV a.C. los jardines ya estaban totalmente en ruinas y abandonados. Sin embargo, en el años 126 a. C. el Rey Evemero es quien destruye estos jardines esplendorosos de la antigua Babilonia, provocando un incendio.

Leave a Reply