Imperio Ruso

Imperio Ruso
5 (100%) 8 votos

Se conoce como imperio ruso a la época comprendida desde el año 1721 hasta 1917, período en que Rusia comienza a abarcar y conquistar extensas zonas del continente europeo, asiático e incluso Norteamérica. Este imperio fue fundado por Pedro I el Grande. Se inició con la declaración del Senado y concluyó con la revolución rusa en el año 1917.

El amplio imperio ruso abarcó aproximadamente 23 millones de kilómetros. A parte de la Rusia actual, abarcó la Bielorrusia, todo el Cáucaso, una parte del Reino de Polonia, la mayor parte de Asia Central, Finlandia, Alaska y la parte oriental de Turquía.

Geografía del Imperio Ruso

El imperio ruso, era el tercero más grande a nivel mundial, dominaba muchos estados y territorios. Estaba extendido en gran parte del Norte del Supercontinente euroasiático, por esta razón, contaba con una diversa variedad de climas y paisajes.

Gran parte del paisaje estaba formado por enormes llanuras, no solo en la parte europea sino también en la asiática. Contaba con la costa más grande del mundo, con unos 43.000 kilómetros a través de los océanos Pacífico y Ártico y mares interiores.

Mapa del Imperio Ruso

Espacio abarcado por el Imperio Ruso

Organización Política del Imperio Ruso

El imperio ruso tenía una organización política sencilla, su forma de gobierno era una monarquía absoluta. En el Zar (Emperador) de la dinastía de los Romanov, se concentraban el poder ejecutivo y legislativo. Gobernaba por decretos sin disponer de ningún parlamento. Por lo que contaba con toda la autoridad en el ámbito judicial, político y religioso.

Además, el Zar contaba con el apoyo de la nobleza, el clero y un numeroso ejército. Ante cualquier tipo de división, se castigaba a los opositores ejecutándolos o deportándolos a Siberia.

Organización Social del Imperio Ruso

Los habitantes del imperio ruso estaban divididos en:

1 – La nobleza

Desempeñan un papel muy importante, ya que la gran mayoría de los puestos públicos tanto militares como civiles, estaban reservados para esta clase. Además, la mayoría de las tierras estaban bajo su poder.

2 – El clero

El zar era el cabecilla de la iglesia ortodoxa, con poderes religiosos y políticos. Era él quien hacía los nombramientos de los diferentes cargos eclesiásticos. Así que el clero funcionaba como especie de organismo de funcionarios financiados por el Estado.

3 – La clase media

Era muy escasa, estaba formada por pequeños comerciantes y campesinos ricos. Aun así, fue dentro de la clase media donde salió una minoritaria clase intelectual, la cual fue opositora del zarismo.

4 – Los campesinos

Constituían la mayor parte de la población del imperio ruso. Estuvieron en condición de siervos prácticamente hasta el siglo XX. Sin embargo, la libertad no representó la mejoría de sus condiciones, las cuales siguieron siendo muy duras. Sus pagas eran mínimas y estaban privados de cualquier tipo de derechos.

Características del Imperio Ruso

Las características que definieron al imperio ruso son las siguientes:

  • Era regido por una monarquía absoluta e inmovilista.
  • La nobleza terrateniente ejercía gran influencia.
  • Restricción de las libertades políticas y civiles.
  • Su economía estaba basada la mayor parte en la agricultura.
  • Su estructura social estaba concentrada en una minoría poderosa y con riquezas, muy escasas clases medias y una mayoría de obreros y campesinos pobres.
  • Había el servilismo de los campesinos.
  • Aunque el imperio ruso era grande, Rusia estaba muy atrasada desde el punto de vista político, social y económico.
  • Era el único imperio que no contaba con un régimen parlamentario.
  • Inició, a finales del siglo XIX, una industrialización que incitó tensiones sociales graves.

Personas destacadas del Imperio Ruso

Durante los tres siglos del gobierno de la dinastía de los Romanov, asumieron el poder muchos zares. Sin embargo, los más resaltantes durante esta época fueron:

Pedro I

Pedro I Fundador del Imperio Ruso

Mejor conocido como Pedro el Grande, fue uno de los más importes personajes reformistas de Rusia. Fue un hombre déspota y de carácter muy duro aunque también era poderoso, brillante y capaz. Convirtió la Rusia antigua en un poderoso imperio. Fundó la ciudad de San Petersburgo y la convirtió en la capital de Rusia. Realizó un proceso económico, político y cultural de occidentalización. Reorganizó el ejército y la marina. Cambió por completo el lugar de Rusia en el panorama europeo y mundial.

Catalina II

Catalina II de Rusia

Era también llamada Catalina la Grande. En 1762 llega al trono, tras dar un golpe de estado a su propio esposo el zar Pedro II. Era una mujer superior y perversa, aunque demostró una gran capacidad política y artística. Bajo su mandato se promovió el comercio, estableció la tolerancia religiosa y la libertad de prensa, renovó el código civil y mejoró las condiciones de los siervos. Por último, concedió independencia a las ciudades para la administración de sus rentas.

Nicolás I

Nicolas I de Rusia

Gobernó desde 1825 hasta 1855 y con él se inició la mayor etapa de expansión imperialista y represión interior. Ejercía una fuerte influencia en toda Europa. Su política económica fracasó, pues se endeudó progresivamente. Bajo su mandato convirtió a Rusia en una potencia de segundo orden.

Alejandro II

Alejandro II de Rusia

Dio inicio a una política liberalizadora, otorgando mayor libertad a las universidades rusas y a la iglesia católica polaca. Reformó la administración de la justicia. Una de sus más importantes reformas fue en 1861 con la libertad de los siervos.

Religión del Imperio Ruso

Era un estado oficialmente ortodoxo, con un 71% de la población compuesta por rusos, bielorrusos, ucranios, rumanos, georgianos, etc. Para 1914 el clero ortodoxo estaba formado por 84.000 monjes y monjas, 50.000 sacerdotes y diáconos y 130 obispos.

Estos contaban con el 1% de la posesión de la tierra. Existía una gran división entre el clero regular respetado, rico y bien formado y el clero diocesano campestre, desprestigiados y empobrecidos.

Las religiones con más seguidores eran el cristianismo y el islam. Los cristianos se dividían en varias:

  • La iglesia ortodoxa rusa con el mayor número de seguidores, un 71% de creyentes.
  • Iglesias católicas compuesta de lituanos, grecocatólicos y polacos con un 9%.
  • Iglesias protestantes formadas por alemanes, estonios, letones, fineses, entre otros, con un 4,5%.
  • Iglesia apostólica armenia con un 0,9%.

La mayor parte del islam eran suníes y una población mucho menor de chiitas. El judaísmo contaba también con muchos seguidores un 4%. Entre otras religiones practicadas por grupos pequeños eran el lamaísmo, budismo y chamanismo.

Economía del Imperio Ruso

Rusia era un país predominantemente agrario, con una agricultura prolongada, es decir, estancada y rudimentaria. La industria del país era muy frágil y estaba concentrada en zonas muy concretas. Se basaba en la extracción de petróleo, carbón y hierro en las zonas de Bakú, Donetz y Ural.

Las primeras industrias eran un anexo de la economía campesina. La economía rusa logró ciertos progresos a principios del siglo XX, como la liberación de los siervos y una industrialización apresurada gracias a la participación del Estado.

Las largas distancias entre los centros mineros y las ciudades principales, forzaron al gobierno a construir ferrocarriles antes de iniciarse la industrialización. Los ferrocarriles transaraliano, transcaspiano y transiberiano fueron construidos con capitales europeos.

Cultura del Imperio Ruso

Bajo el mandato de Pedro el Grande hubo una transformación completa en las costumbres. La cultura eslava por fin se puso en contacto con la cultura Occidental.

Pintura del Imperio Ruso

Las artes tuvieron un papel protagónico. Hasta el siglo XVIII, la pintura religiosa fue el género predominante. Sin embargo, la pintura occidentalizada se incorporó plenamente en la cultura de las élites, asimilando nuevas tendencias. Se creó el museo del Hermitage, entre otros.

Se pasó del Barroco al Rococó y aparecieron signos de la ilustración neoclásica. Entre las expresiones de la pintura rusa estaban: El retrato, el paisajismo y la pintura histórica.

Arquitectura del Imperio Ruso

Estilo Bizantino Imperio Ruso

Estilo Bizantino Imperio Ruso

El estilo neobizantino se convirtió en el preferido en el imperio ruso, sustituyendo el estilo ruso-bizantino.

Estilo Neobizantino Arquitectura

El estilo neobizantino era la base de las edificaciones en las ciudades más importantes de Rusia. Una de ellas fue San Petersburgo, la cual posee hermosas muestras de arquitectura, parques, monumentos y puentes.

Museo del Hermitage del Imperio Ruso

Es uno de los más importantes museos de antigüedades del mundo debido a la gran cantidad de piezas de colección. Está ubicado en San Petersburgo y su colección ocupa un complejo de 6 edificios. El más importante es el palacio de invierno, antigua residencia de los zares. El museo se estableció con la colección privada que los zares fueron obteniendo a través de varios siglos.

Su colección cuenta con más de tres millones de piezas, abarcando antigüedades romanas, griegas, esculturas de la Europa Occidental, cuadros, piezas arqueológicas, arte, joyas, etc.

Es uno de los museos más grandes de todo el mundo.

Caída del Imperio Ruso

El imperio ruso sufrió una difícil crisis nacional que se debió a su derrota militar en 1905 ante Japón.

Las consecuencias sociales y económicas de esta derrota, indujeron a la revolución de 1905. Pero estas protestas fueron reprimidas duramente, aunque forzaron a reformar el sistema imperial. La formación de un Parlamento fue autorizada por el Zar Nicolas II, aunque luego quiso prescindir de este.

Por último, los desastres militares ocurridos en la primera guerra mundial y los sufrimientos del pueblo, contribuyeron a dar fin al régimen zarista. En 1917 se originó una revolución que derrocó a Nicolás II, restauró el Parlamento e instituyó un gobierno provisional. Así finalizó la monarquía rusa y la dinastía Romanov, quien gobernó por tres siglos.

Leave a Reply