Imperio Alemán

Imperio Alemán
4.9 (97.24%) 29 votos

El Imperio Alemán tuvo lugar en un período histórico conocido también como la Alemania Guillermina o como el Segundo Reich. Constituye la etapa histórica de Alemania en la cual luego de la unión de varios reinos, principados y ducados se formó un nuevo estado unido que estaría bajo la corona de un soberano, Emperador o Káiser.

Este período se extendió desde la unificación del 18 de enero de 1871 hasta la abdicación del Emperador Guillermo II en 1918 el 9 de noviembre. Luego de la disolución en el 1918, el segundo Reich fue sustituido por la República de Weimar, primer periodo en el cual se convirtió en una nación democrática.

Historia del Imperio Alemán

El Imperio Alemán tiene su inicio en enero del 1871. Todos los monarcas alemanes se reunieron en Versalles para reconocer a Guillermo I como Emperador de Alemania. Este nuevo imperio estuvo formado por un Estado Federal de 28 estados. Por los 47 años de formación, el Imperio Alemán se destacó porque la economía industrial que surgió representó las más poderosas del planeta, hasta el punto ser reconocida como una gran potencia.

Los estados que se encontraban en frontera con el Imperio Alemán eran el Imperio Ruso, el Imperio Austrohúngaro y Francia.

Etapas del Imperio Alemán

Durante el imperio alemán se destacaron 2 etapas que son:

1 – Época de Bismarck

En la época de Bismarck se desarrollaron las siguientes políticas:

Política interna: Las políticas internas de Bismarck tuvieron un papel de importancia en la creación de la cultura política del imperio. Luego de la unificación continental del 1871, la política del poder no fue una de las preocupaciones. Todo se debió a que el gobierno semi-parlamentario de Alemania produjo una revolución moderada, política, económica y social que convirtió a Alemania en una potencia industrial.

Política externa: Luego del 1871 la política exterior de Bismarck fue conservadora, el Canciller trató de mantener el poder en Europa. Lo que en realidad le preocupaba era Francia, al ser derrotada en la guerra franco-prusiana había quedado resentida, hasta el punto de buscar alianza con Rusia. Bismarck quería evitar a toda costa, por ello su política externa se basó en mantener relaciones amistosas con los rusos, formó alianza con ellos y también con el Imperio Austrohúngaro.

2 – Época Guillermina

La época Guillermina se caracterizó por sus políticas que son:

Política interior: Bajo el poder de Guillermo II, Alemania no tuvo un canciller gobernado por tanto tiempo como lo había hecho Bismarck. Entre los cancilleres que estuvieron en el imperio durante la era Guillermina, se encuentra Caprivi que con respecto a la liberalización del comercio logró una reducción de desempleo. Las ideas fueron apoyadas solo por unos pocos, el resto tenía miedo a perder el poder sobre sus tierras, como es el caso de los prusianos.

Política exterior: Los deseos del Emperador Guillermo II fueron el de hacer de Alemania una de las más grandes y poderosas naciones del mundo. Alemania adquirió África del Sudoeste, Camerún, África Oriental Alemana y Togolandia, las islas se consiguieron por medios de compras y de tratados internacionales.

Las estrategias que empleó se basaron en impulsar el desarrollo industrial, comercial, marino y la expansión colonial. Concertó alianzas con naciones europeas en su afán imperialista y en la búsqueda del espacio vital para el pueblo. Puso en pie de guerra a Alemania, colocándola en una de las naciones en el mundo con mejor ejército. Fue en ese clima de hostilidad cuando estalló la Primera Guerra Mundial en el 1914-1918, evento que significó la derrota de Alemania, la abolición de la monarquía y la abdicación de Guillermo II.

Organización política del imperio Alemán

El tipo de gobierno en el imperio alemán era la monarquía federal constitucional, la cual es una forma de estado en donde existe una separación de poderes como:

El Poder Ejecutivo

Ejercido principalmente por el Emperador y asistido por un Canciller que al tener un alto grado de autoridad podía encargarse de toda la administración federal de la nación.

El Poder Legislativo

El Poder legislativo del Imperio Alemán se formó por el Consejo Federal compuesto por los delegados de los estados y por el Reichstag, el cual lo integraron los diputados elegidos por el pueblo.

Personas destacadas del Imperio Alemán

  • Guillermo I de Prusia: Fue proclamado como Káiser (Emperador) de Alemania en el 1871 y gobernó hasta el 1888. Prestó servicio en el ejército prusiano en el año 1814 donde se le encargaron algunas misiones de índole diplomático.
  • Federico II: Fue el tercer rey de Prusia. Fue conocido por sus victorias militares su reinado no duró mucho, solo unos pocos meses pues falleció. Murió sin descendencia y le sucedió en el trono su sobrino Guillermo II.
  • Guillermo II: Fue un monarca autocrático e imperioso. Fue el último emperador del imperio alemán y último rey de Prusia. Murió a los 82 años.
  • Otto Von Bismarck: Fue un estadista y político. Representó una de los personajes claves en las relaciones internacionales en la segunda mitad del siglo XIX.

Economía del Imperio Alemán

La economía durante el Imperio Alemán se caracterizó por ser muy próspera. La industrialización progresó de manera dinámica impulsándose en los subsidios y las legislaciones gubernamentales. Los fabricantes comenzaron a trabajar en el mercado doméstico de las importaciones británicas y se inició la competencia con las industrias británicas en el extranjero, en especial en los Estados Unidos.

Al comienzo de la guerra Franco-prusiana, los productos metalúrgicos y textiles alemanes habían superados el mercado Alemán del Reino Unido y otros fabricantes. Alemania se convirtió en una potencia económica que llegó a dominar el continente.

En la época de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) la economía en el Imperio Alemán cambió su producción para abastecer a su ejército con el equipo adecuado para luchar en la guerra. Ese cambio incluyó la producción de fusiles, pistolas, ametralladoras, morteros y otras piezas de artillería ligera y pesada.

Cultura del Imperio Alemán

Desde siempre Alemania ha sido conocida como país de poetas y pensadores. Desde la época Guillermina, la cultura se consideró como megalomanía, es decir, de poseer grandes riquezas y la capacidad de hacer grandes cosas. A lo largo de la historia han predominado cualidades como, la celebración de las reglas y la disciplina, por lo que tanto la puntualidad, la pulcritud y el orden formaban parte de su estilo de vida.

Una de las danzas más conocidas en el siglo XVIII fue ländler, este baile se llevaba a cabo en parejas y en la actualidad se considera como el precursor del baile que hoy se conoce como vals.

Caída del Imperio Alemán

En los últimos meses de la Guerra Mundial, Alemania se encontró al borde del colapso militar y económico. Tras la prolongación la guerra, como un incontrolado incendio, consecuencia de los compromisos que fueron contraídos por alianzas, la guerra tuvo su fin dejando más de 17 millones de muertos y una deuda que Alemania no pudo saldar hasta el 2010. Como la guerra se prolongó más de lo que esperaban, Alemania tuvo que cambiar el sistema económico liberal que tenía vigente hasta ese entonces, y cambiarlo por una economía planificada de guerra.

En Berlín, hubo un descenso en productividad agropecuaria que trajo consigo, a partir del año 1915, una fuerte escasez en el abastecimiento de los alimentos. La contrariedad de la población estalló cuando se hizo presente el cansancio de la guerra, la pobreza y el hambre, el estallido de las estructuras familiares y sociales.

En la primavera del 1918 más de 400.000 personas se unieron en una manifestación antibélica de la Liga Espartaquista, bajo el lema de “Paz y pan”. Esta protesta finalizó en la Revolución del 9 noviembre de 1918, cuando Philipp Scheidemann, participante del partido Socialdemócrata, SPD, proclamó la República.

Leave a Reply