Los Mayas eran politeístas, creían en múltiples dioses. Sus divinidades eran poderosas energías, creadoras del mundo y fuerzas de la naturaleza. También creían en energías de muerte y vida, que eran las culpables de las enfermedades o embarazos.

Los dioses mayas han sido muy influyentes para todas las demás culturas mesoamericanas.

Ilustración de los dioses mayas junto a sus nombres
Ilustración de los dioses mayas junto a sus nombres

Creían que las deidades tenían influencia decisiva en lo que sucedía a su pueblo. Por esto, era necesario mantener conformes a los dioses, sin provocar su ira.

Los dioses podían comunicarse con los sacerdotes a través de las estrellas, de animales o del clima. Ellos exigían ser venerados y alimentados según sus pretensiones. Llegaban incluso a demandar que se incendien grandes riquezas, se entierren humanos con vida o se riegue la tierra con sangre.

El origen del universo según los Mayas

En las creencias de la cultura maya el universo se hallaba constituido por tres grandes planos horizontales: el cielo (donde los dioses tomaban la forma de los astros), la tierra (donde residían los vivos y la naturaleza) y el inframundo (el mundo de los difuntos).

Estos tres mundos y todos los dioses, habían sido creados por Hunab-Ku e Ixbalanqué, dos energías gemelas que subsisten en cada cosa, caos y orden, creación y destrucción.

Los dioses tuvieron la voluntad de crear una especie de seres vivos para que esta los adore. Tres intentos hicieron hasta lograr crear a la humanidad.

Primero utilizaron barro, pero notaron que su especie se deshacía fácilmente. Luego hicieron seres de madera, pero encontraron que no tenían sentimientos y no temía a sus amenazas.

Al tercer intento, crearon al humano, realizado con maíz. Consideraron exitosa su creación porque era resistente, a la vez que era mortal y podían provocarle temor con sus poderes.

Por último, los dioses dividieron a la humanidad entre sacerdotes, guerreros, trabajadores de la tierra y artesanos.

Principales dioses Mayas

Los dioses mayas eran representados combinando rasgos animales, con humanos y objetos de la naturaleza. Sin embargo, no necesariamente cobraban presencia con el mismo cuerpo ni tenían siempre la misma voluntad.

Los conocimientos que se tienen de sus dioses, provienen de tres libros sagrados mayas que sobrevivieron al fuego de la conquista española: Popol VuhChilam BalamLas Crónicas de Chacxulubchen.

Dioses Mayas más importantes:

  • Kukulkán (K’uk’ulkan): Dios del viento. Su nombre se vincula con la palabra <<huracán>> (‘latido del cielo’). Divinidad que remite a la serpiente emplumada, presente en las más relevantes culturas mesoamericanas. Su templo se aloja en Yucatán y fue nombrado como “El castillo”.
  • Itzamná: Dios del Sol, del fuego y de la sabiduría. Ligado a gran cantidad de poderes. Es señor del cielo, la destrucción y creación, así como los equilibrios en la existencia. En la mitología, contrajo matrimonio con Ixchel y con ella engendró a los trece dioses del supramundo.
  • Pawahtún: Considerado el sostén del universo, simbolizó la resistencia y la protección. Fue ilustrado como un anciano con caparazón de tortuga y también con cuatro hombres que mantienen al cosmos. En los mitos albergó al Sol y la Luna en tiempos de caos.
  • Chaac: Dios de la lluvia. Era alabado para las cosechas, especialmente en zonas sin ríos cercanos. Vivía en las cuevas y pozos de entrada al inframundo. Lo representaban como hombre con larga lengua de reptil, que bebía de los cielos y los mares. También se lo veía en los rayos y truenos. Aún hoy los campesinos lo invocan, aunque nombrándolo Santo Tomás, como la conquista europea impuso.
  • Hunab-Ku: Era el patrono de los dioses mayas y de todo lo que rodea. Simbolizaba el centro del universo: energía creadora que permanece en cada cosa, incluidos los demás dioses. Además de ser una fuerza del todo, es lo único que había antes, la nada. 
  • Ixchel: Diosa de la Luna y diosa de la fertilidad. Era patrona del cariño y se la representaba como una señora que regaba la tierra con un jarrón. Era asociada a los nacimientos, las plantas, las manufacturas y la salud.
  • Ah Puch: Dios de la muerte y del inframundo. Gobernaba la enfermedad y a los difuntos. Dios de muchos nombres, dadas las muertes distintas. Se lo representaba con un esqueleto con cabeza de jaguar. Ante malestares en la salud, para ahuyentarlo, los mayas gritaban su nombre, comunicándole que sabían que estaba acosando.
  • Yum Kaax: Dios del maíz. Dios de la agricultura. Guardián de las tierras deshabitadas y los animales salvajes. Era también cuidador de los alimentos y proveedor de abundancia. En el panteón de dioses, era visto como un joven y trabajador hijo de Itzamná
  • Kinich Ahau: Era un rostro de itzamná viviente en el poder de los gobernantes. A la vez que simbolizaba a las normas y el castigo, era rey de la música y la escritura.
  • Ek Chua: Dios del cacao y la guerra. Favorecía o impedía la siembra y también los conflictos bélicos. Es importante tomar en cuenta que los mayas comerciaban con cacao y también lo utilizaban como moneda.