Dioses Aztecas - MundoAntiguo

Los aztecas tenían más de 400 dioses, fueron considerados el pueblo más religioso de todas las culturas mesoaméricanas. Durante su expansión militar los aztecas tomaron dioses de otros pueblos sumándolos a su cultura.

Principales dioses aztecas
Algunos de los principales dioses aztecas

La religión era central en la vida de los aztecas. Desde la producción de alimentos, hasta las estrategias militares, se consideraban voluntad de los dioses.

Por esto los aztecas les hacían tributos y ofrendas, que incluían rituales en donde se sacrificaban vidas humanas, por lo general a sus prisioneros conquistados.

Origen del mundo para los Aztecas

Tezcatlipoca y Quetzalcóatl habían creado múltiples mundos antes del que habitaban los aztecas.

Cada uno de los otros mundos tenía también un dios reinante y sus especies. Los humanos y animales podían ir de un universo a otro y la muerte era la puerta por la que se emigraba. El tipo de muerte que tenía cada ser vivo, determinaba el universo al que iría.

Esos mundos, cada uno con su sol, sumaban cuatro. Cada sol era un dios ligado a uno de los elementos: agua, aire, tierra y fuego. La deidad que reinaba el mundo azteca era Huitzilopochtli, Dios del fuego, que gobernaba en lo alto en la figura del sol.

Principales dioses Aztecas

Los aztecas profesaban que los dioses vivían en los astros y los elementos, por lo que eran politeístas: creían en múltiples dioses.

Dividían su panteón entre dioses supremos, que eran los creadores de los mundos y dominaban los elementos naturales; dioses patronos, que eran los de los pueblos conquistados; y dioses aztecas menores, que constituían los distintos trabajos de la población.

Nombres de los dioses aztecas más importantes:

  • Ometeotl: Era responsable del origen. No por eso era el Dios principal para los aztecas (que era el Sol, Huitzilopochtli). Ometeotl, mucho más abstracto, era energía doble, compuesta de Ometecuhtli y Omecíhuatl. Representaba lo originario y la combinación necesaria para hacer nacer. Antiguos creadores del todo, estas tres figuras eran solo conocidas por los altos sacerdotes.
  • Ometecuhtli: Señor de la dualidad, es la parte masculina de Ometeotl. Junto con Omecíhuatl representaba a las contradicciones que conviven. Participaba de los opuestos que hacen a las cosas: luz y oscuridad, hombre y mujer, lo alto y lo bajo.
  • Omecíhuatl: Señora de la dualidad. Así como Ometecuhtli representaba una esencia masculina, Omecíhuatl es la parte femenina de Ometeotl. Constituía uno de los polos de la energía originaria de todo. Significaba la unión y emparejamiento.
  • Huitzilopochtli: Era el dios supremo de Tenochtitlán, vinculado al Sol actual y el fuego. Comandaba la guerra y tenía como elegido al pueblo azteca. Le exigía que la tierra sea regada con sangre de guerreros.
  • Quetzalcóatl: Un dios creador del mundo azteca, junto con Tezcatlipoca. Asociado a los sacerdotes, dominaba la muerte y el renacer en sus múltiples formas: el día, los partos, la fertilidad del maíz, la noche, los fallecimientos. Era identificado con una serpiente emplumada.
  • Coatlicue: Diosa de la tierra y madre del Sol y la Luna. También había dado luz a todos los dioses menores. Se encargaba de la fecundidad, el nacimiento y cuidado de hijos, pero podía darles muerte. Era representada llevando una falda de serpientes y un colgante de corazones.
  • Coyolxauhqui: Diosa de la Luna. Al igual que el sol, era hija de la tierra. Cuando Coatlicue, la tierra, quedó embarazada del sol, Coyolxauhqui quiso matarla por celos. Huitzilopochtli nació allí y decapitó a Coyolxauhqui. Arrojó su cabeza al cielo, originando a la Luna.
  • Tlaltecuhtli: En el origen solo había un gran océano y Tlaltecuhtli, un caimán monstruoso, nadaba en él. Tezcatlipoca tentó al caimán a que mordiera su pie. El monstruo lo mordió, pero fue atrapado por Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, que lo estiraron para así formar la tierra. Con sus ojos hicieron lagos, con sus lágrimas los ríos y con sus orificios, cuevas.
  • Tláloc: Considerado como el dios que hace crecer cosas de la tierra, gobernaba las lluvias y los rayos. Exigía sacrificios de mujeres y niños. Era uno de los hijos de la pareja creadora y tenía un templo en Tenochtitlán, junto al de Huitzilopochtli.
  • Ehecatl: Señor de los vientos. Junto con Tláloc, proveían de lluvias que ayudaran a crecer alimentos. También despejaba los caminos, rescataba de la tristeza y sacaba a los hombres de Mictlán, mundo de la oscuridad.
  • Mictlantecuhtli: Dios de la muerte y, como tal, señor de Mictlán, mundo de oscuridad, silencio y tristeza, al que eran enviadas las personas deshonrosas. Era representado con un esqueleto. Como ofrendas, se enterraban pieles de hombres despellejados para que él se cubriera.
  • Xipe Totec: Considerado el dios de la primavera, que hacía reverdecer. En representación de la nueva vegetación, llevaba pieles de víctimas humanas jóvenes. También era patrono de los trabajadores de la platería.
  • Tonatiuh: Era el dios del Sol del pueblo Nahua. Su lugar sagrado era Teotihuacán, considerado el sitio donde el tiempo había comenzado. Estaban a su cargo la luz y el calor. Recibía a los guerreros caídos en batalla y a las mujeres fallecidas en partos.
  • Tonantzin: Al igual que otras diosas femeninas de la cultura azteca, estaba vinculada al nacimiento. Su figura fue mezclada con la religión católica y dio origen a la Virgen de Guadalupe.
  • Huehueteotl: Un viejo dios de fuego que sostenía los cielos. Era vinculado al corazón y se lo veía en la estrella polar.

Citar el artículo

MundoAntiguo.net. (26 agosto, 2020). Dioses Aztecas - MundoAntiguo. Recuperado de https://mundoantiguo.net/dioses-aztecas/

¿Pudiste encontrar lo que buscabas?

19 − 14 =