El arte romano fue un conjunto de todas aquellas expresiones artísticas – como por ejemplo la arquitectura, la pintura y las esculturas – que se produjeron desde los inicios de la Roma Antigua, y durante la expansión y la creación de la civilización de lo que fue el Imperio romano.

En un primer momento, los romanos recibieron influencia artística de otros pueblos, como los etruscos y, posteriormente, de los griegos. Pero luego estas influencias fueron adaptándose a los gustos y a las necesidades específicos de los romanos, haciendo que su arte sea propio y reconocible. 

Características del Arte Romano

  • Es un arte utilitario, es decir que cada una de las obras de arte se diseñaba y se creaba para cumplir una función específica que buscaba expresar la idea de Roma como el centro del mundo.
  • Es un arte que tomó influencias del arte griego, pero a diferencia de ellos que utilizaban el arte para resaltar la belleza de los dioses, los romanos hacían arte de los propios hombres.
  • El arte de la Roma Antigua tiene su principal manifestación en la arquitectura y en la escultura.
  • Estas manifestaciones artísticas alcanzaron su punto cúlmine en la época de la constitución del Imperio, generando un alto flujo de comercio artístico. 

Pinturas del Arte Romano

Los romanos se destacaron por sus pinturas, pero no queda un registro profundo de estas porque se destruyeron a causa de desastres naturales y de las guerras.

Por las que sí han sobrevivido sabemos que hubo dos estilos fuertemente marcados de la pintura, que fueron el estilo neoclásico: que esbozaba formas humanas y resaltaba temáticas mitológicas, y el estilo Helenístico: que mostraba los escenarios rurales y los paisajes. 

Una de las obras más importantes en el área de la pintura fue El Juicio Final, de Pietro Cavallini: este estilo de pintura se conoce como “fresco”, es decir una pintura en colores al agua, sobre la pared de la Basílica de Santa María, en Roma.

El Juicio Final, de Pietro Cavallini
El Juicio Final, de Pietro Cavallini

En la pintura se dejan ver cuatro figuras divinas con armas en las manos, y parecen esperar el juicio de alguien. Se cree que el pintor intentó expresar cómo percibían la religión las personas del pueblo.

Otra obra de gran importancia fue Bodas Aldobrandinas, que se conoce como el fresco más notable del arte de la Antigua Roma. Esta pintura fue encontrada en la ciudad de Pompeya, como la gran mayoría de las pinturas que se conocen del período del Imperio.

Bodas Aldobrandinas
Bodas Aldobrandinas

La obra es un tríptico, es decir que está dividida en tres secciones y cada sección le hace ver al espectador algo distinto. 

Esculturas del Arte Romano

Los romanos fueron influenciados en esta área por el realismo de los etruscos y el idealismo de los griegos, pero ellos se destacaron por pensar la escultura como un arte que servía para cumplir una función narrativa o descriptiva, a través de retratos (primero rígidos y luego más expresivos) o de relieves narrativos (descripciones históricas realizadas sobre piedra).

Los bustos y monumentos creados por los romanos mostraban energía y movimiento, para demostrar el poder de los emperadores. 

Una de las esculturas más destacadas de la Roma Antigua es Augusto de Prima Porta, la cual es una representación del emperador César Augusto, en la que se buscaba representarlo casi como a un Dios, ya que la parte del relieve de su pecho es muy similar a cómo representaban a los dioses Marte y Éufrates. Se cree que esta escultura fue un encargo de la mujer del emperador tras su muerte. 

Augusto de Prima Porta
Augusto de Prima Porta

Una segunda escultura muy destacada de la época es el Busto de Antinoo. Este hombre perteneció al sequito de uno de los emperadores romanos más famosos (Adriano). La escultura de su busto busca dejar asentado su poder por haber sido el favorito y el amante del emperador. 

Busto de Antinoo
Busto de Antinoo

La Arquitectura Romana

La arquitectura romana se destacó altamente por cumplir una doble funcionalidad: en primer lugar las construcciones arquitectónicas realizadas por el Estado mejoraban la vida de las personas en cuanto a la seguridad, el ocio, la salud, y es por eso que construyeron coliseos, circos y teatros.

La segunda función era la de representar el poder y la majestuosidad del Imperio romano, y para ello se utilizaron materiales como el mármol para poder grabar encima las grandes hazañas del Imperio.

Es decir, hubo una intencionalidad de que las obras perduren en el tiempo. 

Una de las expresiones arquitectónicas más famosa y destacada de la Antigua Roma (que sigue en pie hasta el día de hoy) es el Coliseo romano.

Coliseo romano
Coliseo romano

Este hito arquitectónico supo ser un gran anfiteatro durante la época del imperio. Fue construido por el emperador Vespasiano, y fue el lugar donde los leones, cristianos y gladiadores servían de espectáculo para toda la sociedad. 

Arco de Constantino
Arco de Constantino

Otra gran obra arquitectónica romana es el Arco de Constantino, que es un arco de triunfo que, como todos los demás arcos, se alza para conmemorar una victoria; en este caso se erigió en el 315 en conmemoración de la victoria de Constantino I el Grande, en la batalla del Puente Milvio.

Antes de esa batalla, Constantino ordenó dibujar cruces en todos los escudos y los romanos ganaron. De esa forma, el cristianismo convirtió a esta batalla en el símbolo del triunfo sobre el paganismo.