En la cultura romana, la arquitectura cumplía una triple función:

Principalmente se buscaba que el urbanismo solucionara los problemas que plantea el crecimiento urbano, es decir brindar agua, alzar plazas públicas, etc.

En segundo lugar desde la época del Imperio, los romanos siempre buscaron posicionarse como el centro frente al resto del mundo, por lo que su arquitectura era una forma de mostrarse poderosos.

En tercer lugar la arquitectura era una forma de favorecer la colonización y consolidar la dominación política

Coliseo Romano, una de las arquitecturas romanas más famosas que existen actualmente
Coliseo Romano, una de las arquitecturas romanas más famosas que existen actualmente

Características de la arquitectura romana

  • Era una arquitectura funcional y utilitaria, y todo acontecimiento histórico estaba al servicio de las necesidades de los ciudadanos. 
  • Era una arquitectura que tomo algunas características de la arquitectura griega y de la etrusca para la creación de su propio diseño arquitectónico.
  • Esta arquitectura se diferenció de la de los griegos a partir del siglo III o II a.C desarrollando el hormigón romano como un complemento sustituto de la piedra y el ladrillo.
  • Se utilizaron tecnologías avanzadas (como el arco, la cúpula y las bóvedas) que permitieron que los edificios erigidos permanezcan durante todo el imperio y logren trascender en el tiempo, gracias a esto podemos disfrutar de varias de las arquitecturas realizadas por los romanos.

A partir de este período de revolución arquitectónica, se comenzaron a diseñar y construir edificaciones como anfiteatros, acueductos, puentes, circos, presas, cúpulas, puertos, templos y teatros.

Diseño Urbano

El diseño urbano de Roma fue pensado a partir de un centro, que era el Foro romano y, alrededor, se agrupaban los principales servicios de la ciudad.

El foro estaba rodeado de una cuadrícula compacta y rectilínea de calles, para reducir los tiempos de viaje, dos calles diagonales cruzaron la cuadrícula, pasando por el cuadrado central.

Así se veía el diseño urbano de una ciudad romana
Así se veía el diseño urbano de una ciudad romana

Por lo general, un río fluía a través de la ciudad, proporcionando agua, transporte y eliminación de aguas residuales. Todos los caminos estaban hechos con piedras cuidadosamente instaladas y, a su vez, rellenos con piedras más pequeñas y compactas. Además, se construyeron puentes donde fue necesario. Cada cuadrado marcado por cuatro caminos se llamaba ínsula, que es lo que hoy en día se denomina “manzana”.

A medida que la ciudad se desarrollaba, cada ínsula se llenaría eventualmente con edificios y se cruzaría con caminos y calles. Cada persona debía pagar por construir su casa en una ínsula. Durante el Bajo Imperio, que fue cuando comenzó el declive del Imperio, se amuralló la ciudad para protegerla de los invasores, y esto comenzó a generar una gran decadencia urbanística. 

Tipos de Construcciones Romanas

A partir de la organización más profunda del diseño de la ciudad, de la implementación de nuevos materiales y nuevas tecnologías, se crearon construcciones muy características y funcionales para el pueblo romano.

Algunas de estas fueron las siguientes:

1 – Los Acueductos

Este tipo de construcción comenzó en la época del Imperio Romano, cuando la ciudad se había expandido de tal forma que ya no alcanzaba el suministro anterior de agua que provenía del Río Tíber.

Por lo tanto, se construyeron los acueductos, cuyo principal diseño era subterráneo, y solo algunos de estos fueron construidos con la forma de arcos porque, de esa forma, se ahorraba dinero y se protegía a estos sistemas de la erosión.

Así era la ingeniería de los acueductos romanos
Así era la ingeniería de los acueductos romanos

Los acueductos servían para transportar agua desde los manantiales externos, hacia las ciudades y los pueblos. 

Uno de los acueductos principales del Imperio Romano, el Aqua Marcia, transportaba unos 190 millones de litros diarios. Cuando el agua llegaba a las zonas urbanas —gracias a la gravedad del agua que viajaba por el gradiente en conductos de piedra u hormigón— se dirigía a tanques de almacenamiento.

Desde allí salían ramales hacia otros tanques o directamente hacia las casas de las personas.

2 – Los Templos

Estos fueron otra de las construcciones típicas del diseño arquitectónico romano. La función principal de estos templos romanos era agradecer a los dioses por las victorias en las guerras.

Los templos pueden dividirse en dos tipos, según el momento histórico de Roma.

Por un lado estaban los que fueron levantados en la época monárquica: estructuras de estilo griego, que enfatizaban el frente del edificio, y típicamente consistía en amplios escalones que conducían a un pórtico con columnas, y generalmente un frontón triangular arriba.

Por otro lado, en la época del Imperio romano, el emperador Augusto levantó el Templo de Marte Ultor. Pero no era lo habitual construir templos en el período imperial porque los templos sagrados ya habían quedado establecidos desde la época monárquica.

Ilustración de como se veía el Templo de Marte Ultor
Ilustración de como se veía el Templo de Marte Ultor

El templo imperial levantado por Augusto tuvo un diseño cerrado, mucho más amplio ya que se encontraba dentro del Foro de Augusto, y fue un templo dedicado exclusivamente para uno de los dioses romanos el Dios Marte. 

Estos son los restos que existen del Templo de Augusto, ubicado en Roma en el foro de Augusto
Estos son los restos que existen del Templo de Augusto, ubicado en Roma en el foro de Augusto

3 – Monumentos Funerarios

Los cementerios romanos se encontraban a las afueras de la ciudad, y cuando se visitaba a los muertos se llevaba comida y vino porque era una forma de festejar el honor de estos.

Los sarcófagos creados durante el Imperio romano eran obras de arte, decoradas con relieves de esculturas que podían representar una escena alegórica, mitológica, o histórica, o una escena de la vida cotidiana.

Sarcófago de Orestes realizado en mármol
Sarcófago de Orestes realizado en mármol

El diseño de la arquitectura de estos monumentos fue variando a lo largo de la historia romana, primero influenciándose de los etruscos hasta que, finalmente, en la época Imperial se establecieron los Mausoleos Imperiales.

Los restos del hormigón del Mausoleo de Augusto, levantado por el emperador, nos indican que era una construcción circular de muros interiores concéntricos, posiblemente recubiertos de travertino y semienterrado por un túmulo.

Mausoleo del Emperador Augusto
Mausoleo del Emperador Augusto

4 – Teatros

Los primeros teatros se construyeron de madera y adobe; estos se derribaban después de que el acontecimiento para el cual fueron erigidos concluyera.

En los últimos años de la República empezaron a edificarse teatros estables de piedra siguiendo el modelo de los teatros griegos.

El primero fue el que erigió Pompeyo en Roma en el Campo de Marte en el año 55 a.C. que impresionó al pueblo por su imponente despliegue escénico.

Recreación de como se veía el teatro de Pompeyo
Recreación de como se veía el teatro de Pompeyo

La gran diferencia entre los teatros romanos y los griegos es que en Roma no son lugares religiosos, sino que son espacios diseñados para entretener al pueblo.

Los teatros eran construcciones dentro de la ciudad y las gradas estaban asentadas sobre una construcción artificial de varios pisos con galerías abovedadas que soportaban la cávea (gradas). 

5 – Bóvedas

Junto con la innovación del hormigón a la arquitectura romana, también se implementó el uso de los arcos y las bóvedas. Estas bóvedas permitían cubrir grandes espacios. Se construían mediante un armazón de madera llamado cimbra.

Había distintos tipos de bóvedas, como por ejemplo: 

  • Bóveda vaída, que era similar a una cúpula.

blank

  • Bóveda cañón, que era semicilíndrica y se utilizaba para cubrir el espacio entre dos muros paralelos o enfrentados.

blank

  • Bóveda de cuarto de esfera tiene una proyección horizontal que es semicircular, por lo que es apropiada para cubrir ábsides.  

blank

  • Bóveda de arista, que  se forma con el cruce de dos bóvedas de cañón. La forma más sencilla de bóveda de arista es la compuesta por la intersección de dos bóvedas iguales, en cuyo caso el espacio cubierto por la bóveda es de planta cuadrada. 

blank