Alejandro Magno obtuvo el dominio de una superficie terrestre mayor que la de cualquier gobernante antes de su tiempo.

blank
En poco tiempo logró convertir a Grecia en un imperio, gracias a sus dotes militares y a sus conquistas.

¿Quien fue Alejandro Magno?

Alejandro III, mejor conocido como Alejandro Magno o Alejandro el grande, fue un rey de Macedonia muy popular por ser un célebre conquistador del mundo antiguo. Dejó una huella imborrable en la historia. Esto se debió a sus hazañas, las cuales estuvieron a la altura de los más audaces militares y a su sobresaliente personalidad.

Biografía de Alejandro Magno

Alejandro Magno nació el 20 de julio de 356 a.C en Pella (Macedonia). Sus padres fueron el rey Felipo II y Olimpia de Epiro. Fue criado en la realeza y capacitado para ser gobernante y un gran guerrero. Tuvo como maestro al famoso filósofo griego Aristóteles, quien sin duda infundió en él interés por la filosofía, la ciencia y la medicina.

Tras el asesinato de su padre fue nombrado rey en el año 336 a.C cuando tenía 20 años. Inmediatamente inició una campaña de conquistas en el 334 a.C que lo hicieron merecedor del título de Alejandro el Grande. Reconocido como uno de los militares más destacado de todos los tiempos, su grandeza lo llevó a ser considerado un dios. Durante su breve vida, se casó con Roxana con quien tuvo un hijo a quien llamó Alejandro (Aigos). También contrajo matrimonio con Estatira, hija del rey persa Darío III.

Batallas de Alejandro Magno

Fueron muchas las batallas que libró Alejandro Magno y en todas salió victorioso. Entre estas batallas están:

  1. Batalla de Queronea (338 a.C)
  2. Gránico y Mileto (334 a.C)
  3. Issos (333 a.C)
  4. Tiro y Gaza (332 a.C)
  5. Gaugamela (331 a.C)
  6. Puerta Persa (330 a.C)
  7. Roca Sogdiana (327 a.C)
  8. Aornos (326 a.C)
  9. Hidaspes (325 a.C)

Conquistas de Alejandro Magno

A pesar de que su carrera militar fue muy corta, Alejandro Magno logró conquistar los territorios de Asia Menor, Egipto, Persia e India.

blank

Estatua de Alejandro del siglo III a. C., Museo Arqueológico de Estambul, Turquía.

Asia Menor y Egipto

La expansión del imperio griego comenzó en Macedonia, donde Alejandro Magno dirigió su mirada ambiciosa hacia el oriente. En 334 a.C cruzó el Helesponto, conocido hoy como el estrecho de los Dardanelos, con un poderoso ejército, pasando a Asia Menor. En la ciudad de Troya realizó una ceremonia en honor a Aquiles. Los persas, debido a la presencia del ejército de Alejandro, se defendieron.

Conoce más sobre Los Griegos

Este encuentro ocurrió cerca del río Gránico teniendo como resultado la victoria para Alejandro Magno. Las ciudades persas cayeron unas tras otras hasta que llegaron a la ciudad de Gordio. Allí, Alejandro cortó el nudo gordiano con su espada, que según la tradición, le daría a quien lograra desatarlo el dominio del mundo. En poco tiempo logró someter Siria, Palestina y Egipto, donde se le dio el recibimiento de libertador y fundó la ciudad de Alejandría.

Conoce más sobre la Civilización Egipcia

Persia

Después de conquistar Egipto, Alejandro Mago y su ejército emprendieron la conquista de Persia. Cruzaron los ríos Tigris y Éufrates, en Mesopotamia, saliendo triunfador en la batalla de Gaugamela en el año 331 a.C. Pronto se apoderó de las capitales administrativas del imperio persa: Babilonia, Susa y Persépolis. De esta manera Alejandro Magno conquistó el reino persa.

Conoce más sobre el Imperio Persa & sobre el Imperio Babilónico

India

Luego de dos años en Persia Alejandro Magno diseñó el plan para la conquista de la India. Avanzó velozmente hasta cruzar el río Indo y luego de la batalla de Hidaspes en el año 326 a.C, venció al rey hindú Poros. Esta era la primera vez que Alejandro Magno enfrentó a un ejército formado por 200 elefantes de guerra. Esta fue la última batalla librada por Alejandro Magno.

Aunque tenía pensado llegar hasta el río Ganges, su ejército cansado tras años de campañas militares, lo obligó a retroceder.

En tan solo 8 años, Alejandro Magno logró conquistar la mayor parte del mundo conocido en aquel tiempo.

Ejército de Alejandro Magno

Al inicio de su campaña, disponía de un ejército de 40.000 hombres. Estaba compuesto por 35.000 soldados de infantería y 5.000 de caballería. Un número muy bajo comparado al ejército de Darío compuesto por 600.000 y al de los persas. Posteriormente ese número aumentó hasta 50.000 tras recibir refuerzos de los griegos.

Este ejército consistía en distintos cuerpos que eran complementados entre sí como la infantería pesada y la infantería ligera, la caballería pesada y caballería ligera y armas de asedio (catapultas).

Aportes de Alejandro Magno

La conquista de Alejandro Magno dejó una profunda huella en el devenir histórico. Con ella difundió la cultura y la lengua griega a casi todos los rincones del mundo de aquella época, creando así una nueva era: La helenística. El griego común se convirtió en lenguaje internacional. La cultura griega impregnó el lenguaje, el arte, la política, la religión y la literatura.

Otro aporte significativo de Alejandro Magno fueron sus ciudades. Este solía celebrar sus triunfos fundando muchas ciudades, construidas generalmente en torno a antiguos fuertes militares, las cuales eran llamadas Alejandría. Fundó más de 60 ciudades. La más famosa de estas fundada el 331 a.C en la desembocadura del Nilo, es en la actualidad la segunda ciudad más grande de Egipto.

Entre otros aportes del legado de Alejandro Magno están:

  • El trazo de mapas de regiones desconocidas para el mundo occidental.
  • La apertura de rutas comerciales transcontinentales.
  • Un progreso notable de conocimientos de historia natural y geografía.
  • Unificación cultural por medio del matrimonio mixto entre orientales y griegos.
  • Fue la inspiración para grandes y afamados conquistadores como lo fueron Julio Cesar y Napoleón Bonaparte.

Muerte de Alejandro Magno

Alejandro Magno tenía grandes planes para la restauración de Babilonia y aspiraba hacer de ella su ciudad capital, pero nunca pudo realizarlo. Poco después de regresar a Babilonia, Alejandro Mago muere el 13 de junio del año 323 a.C a la edad de 32 años. No se sabe con certeza la causa de su muerte, se cree que fue debido a que contrajo paludismo.

Su cuerpo fue llevado a Egipto y puesto en una tumba en Alejandría. Tiempo después su imperio se desintegró cuando los 4 vencedores de la decisiva batalla de Ipso se lo repartieron. Sin embargo, ninguno de ellos alcanzó su mismo poder.