Adolf Hitler | ¿Quién fue? Biografía corta sobre su vida y su muerte

Hitler, o por su nombre completo Adolf Hitler fue una importante figura política y militar de Alemania, además de pintor y escritor; con origen austrohúngaro. Se desempeñó con su cargo político de Canciller y Führer de Alemania desde 1933 hasta su muerte en 1945.

Hitler saludando en un desfile de las tropas nazis
Hitler saludando en un desfile de las tropas nazis

Hitler hizo que el Partido Nazi ascendiera en el poder y lideró el régimen totalitario que se desarrolló en la etapa conocida como Tercer Reich o Alemania Nazi.

Dirigió al país germano durante la Segunda Guerra Mundial, la cual estalla por sus deseos expansionistas sobre Europa.

Biografía Corta de Adolf Hitler

Adolf Hitler nació el 20 de abril del año 1889 en Braunau am Inn, Austria, para aquel momento lo que se conocía como imperio austrohúngaro, en las cercanías de la frontera alemana.

Su padre fue Alois Hitler, un agente de aduanas, y su madre Klara Pölzl, la tercera esposa de Alois.

Como los padres de Adolf eran hermanos carnales, necesitaron de una dispensa papal para poder casarse.

Como pareja tuvieron 6 hijos, Adolf era el cuarto de los hermanos. Solo alcanzaron la edad adulta él y su hermana Paula. Alois también tuvo dos hijos con su segunda esposa: Alois Jr. y Angela.

Hitler era conocido en la familia y parientes íntimos como Adi.

Infancia de Hitler

Adolf Hitler de niño
Adolf Hitler de niño

De niño fue maltratado por su padre, quien le daba duras palizas. Incluso llegó a expresar que, después de tantos azotes, decidió no llorar jamás mientras su padre le pegaba y así lo hizo.

Vivió una niñez inestable debido a que su familia se mudaba constantemente de una ciudad a otra.

Fue buen estudiante durante la primaria, pero en el primer año de secundaria fue suspendido y repitió el curso.

En su obra “Mi Lucha”, Hitler admite que el bajo desempeño escolar se debió a la rebelión que comenzó contra su padre. Este quería que Adolf fuese también agente de aduanas, pero Hitler quería ser artista.

Juventud

Después de la muerte de su padre, el desempeño escolar no mejoró y Hitler abandona la secundaria a los 16 años sin haberse hecho con un título. Los siguientes años vivió en Liz con su madre y también en Viena.

Intentó dos veces entrar en la Academia de Bellas Artes, pero no lo logró.

Pasó un tiempo ganándose la vida pintando y haciendo otros trabajos, como obrero de construcción y barrendero de nieve.

Comienzo del pensamiento nacionalista

Le fascinaban los libros sobre historia y la mitología alemana. Lo cautivaron las lecturas pangermánicas de Leopold Pötsch, profesor que influyó en su mente.

La obsesión que desarrollo por los relatos del pueblo alemán, hizo que se convirtiera en un fanático nacionalista pangermano. Llego a aborrecer a los Habsburgo y no toleraba la diversidad étnica que se encontraba en el Imperio Austrohúngaro.

En 1913 huye del Imperio Austro-Húngaro, más que todo con el fin de evitar ser llamado para servicio militar. Se refugia en Múnich y se alista en las filas del ejército alemán, durante la Primera Guerra Mundial.

Tras sufrir Alemania la derrota frente a los Aliados, Adolf queda impactado y acusa a los políticos por haber traicionado a Alemania al aceptar los acuerdos del tratado de Versalles.

Se inicia en la política

Por su marcada preferencia por la derecha, ingresa un partido ultraderechista donde fue ascendido hasta convertirse en el máximo dirigente.

El Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes, se proclamaba nacionalista, antisemita, antiliberal, antipacifista y anticomunista.

Estadía en prisión

Sus pensamientos estaban influidos directamente por las ideas de Benito Mussolini y se alimentaba del temor del pueblo alemán por la crisis que vivía el estado. Intento alzarse con el poder en 1923, pero acabo en la cárcel por un periodo de nueve meses.

Durante su estadía en prisión es cuando escribe su obra “Mi Lucha”, allí plasmo las ideas políticas y patrones que se debían seguir para que la fuerza aria ascendiera a la cumbre del poder.

Al abandonar la prisión, Hitler renueva el Partido Nazi y expulsa a todos los que no compartían sus ideales o que le pudieran hacer sombra. Es cuando se rodea de Goebbels, Goering y Himmler.

El laborioso trabajo de sus seguidores hizo que miles de alemanes que estaban descontentos con la crisis del país se colocaran del lado de Hitler.

Hitler se convierte en jefe de gobierno

Fue ganando poco a poco más adeptos, al punto de que en el año 1933 tras una ola de protestas y alborotos es nombrado canciller de Alemania por el presidente en curso, Paul Von Hindenburg.

Hitler es nombrado Canciller de Alemania, imagen tomada en uno de sus discursos radiofónicos
Hitler es nombrado Canciller de Alemania, imagen tomada en uno de sus discursos radiofónicos

Nacimiento del Tercer Reich

Ubicado en el poder, destruye el régimen constitucional al hacer que el parlamento apruebe una ley habilitante.

Esta ley le daba libertad de establecer leyes sin necesidad de someterlas a votación por un periodo de 4 años. Gracias  a esto, pudo instaurar una dictada donde eliminó a los partidos políticos alemanes, a excepción del nazi y del cual él era el máximo referente.

De esta forma comenzó lo que llegó a conocerse como Nazismo o el Tercer Reich de Alemania. Este fue un régimen totalitarista, extremadamente nacionalista en el que se exaltaba la supremacía racial y el culto a la personalidad, es decir, al líder.

Asciende como Führer

Al morir el presidente Hinderburg, Adolf Hitler se proclama Führer y hace que el ejército se someta a un juramento de fidelidad.

Quienes no estuviesen de acuerdo con los ideales nazi ni lo siguieran terminarían muertos en una limpieza a la que se le conoció como Noche de los Cuchillos Largos, en junio de 1934.

Totalitarismo, nacionalismo y antisemitismo

Tras asumir el cargo de canciller en enero de 1933, Adolf Hitler convirtió el gobierno germano en una dictadura unipartidista.

Organizó el poder policial para que se cumplieran las políticas nazis.

Declaró estado de emergencia y dio fin a las libertades individuales, como la libertad de expresión, de prensa y de asociación.

Los agentes de las SA y de la Gestapo se encargaron de ir puerta por puerta buscando los enemigos del Führer. Entre ellos socialistas, líderes sindicales, comunista y toda persona que hablaron en contra del partido nazi. Algunos fueron arrestados y otros asesinados.

Hitler siempre estuvo obsesionado con la idea de la supremacía racial.

Siempre difundió su creencia sobre la pureza racial y la raza germana como superior al resto. Para él, el ideal “ario” (como llamaba a los de la raza predilecta) era rubio alto y de ojos azules.

Las Leyes de Nuremberg allanaron el camino del líder para que se exterminara sistemáticamente a los judíos y otras minorías indeseadas.

Entre 11 – 12 millones de individuos fueron asesinados a causa de estos ideales. 

Adolf Hitler y la Segunda guerra mundial

Para el año 1939 Hitler había logrado que Alemania tuviera un ejército profesional, adoctrinado, bien entrenado y armado.

La idea que todos tenían era el dominio de Europa y posteriormente del mundo. Cuando Hitler, en su deseo de expansionismo, invade Polonia; se encuentra con la oposición de Gran Bretaña y Francia.

Hitler observa a un grupo de soldados dirigiéndose a invadir a Polonia.
Hitler observa a un grupo de soldados dirigiéndose a invadir a Polonia.

El ataque a Polonia es lo que hace estallar la Segunda Guerra Mundial.

En los 2 primeros años del conflicto, los alemanes derrotan a sus oponentes y ocupan: Noruega, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Yugoslavia, Luxemburgo y Francia.

Además de tener aliados en Rumania, Hungría, España, Bulgaria, Finlandia e Italia.

Giro inesperado

Por su parte, Gran Bretaña resistía los intentos de invasión y los ataques alemanes.

Entonces Hitler decide invadir la Unión Soviética, puesto que su inmenso territorio sería ideal para extender el espacio vital y le daría paso a Asia.

El contrataque de los soviéticos permitió quitarle terreno a los alemanes y mermar su ejército.

Finalmente la fuerza militar soviética toma Berlín en 1945 y, ayudada por el ejército de Estados Unidos en el frente occidental, derrotan a Hitler y le dan fin a su reinado de terror.

Muerte de Adolf Hitler

El 30 de abril de 1945 Adolf Hitler se suicida por un disparo en la cabeza en un búnker ubicado en la Cancillería Alemana, junto a su esposa Eva Braun quien solo logra envenenarse con cianuro. Método que le había recomendado el médico Werner Haase.

Tras sufrir una crisis nerviosa debido a la derrota inminente, el líder del partido Nazi expresa su deseo de matarse, para ello pide al médico Werner Haase que le recomiende un método de suicido confiable.

Haase sugiere combinar cianuro con un balazo inmediato en la cabeza. Adolf contaba con una reserva de cápsulas de cianuro, obtenidas por las SS.

Antes de que sus enemigos llegaran a la cancillería decide poner fin a su vida.

Bibliografía

Adolf Hilter. (s/f). Canal Historia. Fecha de consulta: febrero 28, 2020 desde: https://canalhistoria.es/perfiles/adolf-hitler/.

Adolf Hitler. (2020, 4 de marzo). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: marzo 4, 2020 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Adolf_Hitler&oldid=124016564.

Muerte de Adolf Hitler. (2020, 25 de febrero). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 12:28, febrero 28, 2020 desde https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Muerte_de_Adolf_Hitler&oldid=123823032.

Citar el artículo

MundoAntiguo.net. (11 marzo, 2020). Adolf Hitler | ¿Quién fue? Biografía corta sobre su vida y su muerte. Recuperado de https://mundoantiguo.net/adolf-hitler/

¿Pudiste encontrar lo que buscabas?

20 − quince =