Unificación italiana

Unificación italiana
4.6 (92.73%) 55 votos

A principios del siglo XIX la península italiana se encontraba dividida en varios estados y con distintas dinastías que dominaban las diversas áreas de todo el territorio italiano. Aunque existieron procesos previos para unificarlo, generalmente el Imperio austríaco lo impedía.

El proceso tenía la intención de unificar todo el territorio de la península. Sin embargo, para llevarlo a cabo era necesario expulsar a los austriacos ubicados al norte de la península y así poder unir Norte y Sur.

¿Qué fue la Unificación italiana?

Fue un proceso conocido popularmente en Italia como el resurgimiento (“Risorgimiento”) o como la reunificación de Italia. Este movimiento fue llevado a cabo durante el siglo XIX, en el cual se logró la unificación de todo el territorio de la península, actualmente conocido como Italia.

Lectura recomendada: Imperio Italiano

La península se hallaba fraccionada en distintos estados. Algunos, de hecho, se encontraban bajo la dominación de dinastías que no eran consideradas italianas, tales como los Borbones y los Habsburgo, los cuales causaban malestar entre las clases sociales e iban en contra del sentimiento nacionalista y de unificación que empezó a fungir en la península italiana.

¿Cuándo tuvo lugar la Unificación italiana?

Entre los años 1821 y 1849 existieron diversos movimientos de unificación. Sin embargo, estos no tuvieron éxito. Aun así, las corrientes de unificación siguieron en los años posteriores hasta lograr el objetivo en el año 1871.

Mapa de la Unificación italiana

Mapa de la Unificacion Italiana

Con la unificación Italiana se logró consolidar todos aquellos estados que estaban bajo el control de imperios que no eran de origen italiano. Además, la unificación trajo como consecuencia la reclamación de las regiones insulares del recién formado Estado Nación.

Personajes importantes de la Unificación Italiana

  • Víctor Manuel II: Este fue el último rey que rigió en el territorio de Cerdeña-Piamonte y que posteriormente ascendió como primer rey de Italia luego de la Unificación italiana. Fue muy querido por el pueblo y llegó a ser considerado “Padre de la Patria”.
  • Camilo Benso: Fue quien aportó, por decirlo así, la idea del Resurgimiento o Unificación de Italia. Rápidamente en el año 1852 fue nombrado primer ministro y se concentró en promover su idea unificadora junto a Víctor Manuel II.
  • Giuseppe Garibaldi: Llevó a cabo una lucha contra los austríacos a fin de dar paso a la Unificación de Italia, también trató de defender la idea de que Roma se convirtiera en una república independiente, pero no tuvo éxito.
  • Carlos Alberto I: Padre de Víctor Manuel II. Fue quien le declaró la guerra a los austríacos sin aceptar la ayuda de los franceses, pero sin éxito. También proporcionó la primera constitución luego de la unificación.
  • Giuseppe Mazzini: Fue un revolucionario que apoyó la unificación italiana con una lucha que tenía como objetivo eliminar la influencia de los austríacos en la península, pero al mismo tiempo derrumbar la monarquía absolutista de la Restauración.

Etapas o fases de la Unificación italiana

La unificación italiana constó de 5 etapas clave que permitieron forjar un estado unido a pesar de las dificultades que se presentaron en todo el proceso:

1 – Guerra contra Austria (1848)

El rey de Cerdeña, Víctor Manuel II tenía como propósito la unificación de Italia como un solo estado, pero para ello debía eliminar la influencia austríaca, por lo que realizó un pacto con el emperador de Francia Napoleón III para una campaña militar unificada. Fue una campaña militar corta, pero que les permitió obtener la victoria en la Batalla de Solferino y la Batalla de Magenta en el año 1859. Luego, mediante un armisticio firmado por Napoleón III, Lombardía pasó a estar bajo el poder de Víctor Manuel II. Sin embargo, Napoleón III también quería sacar provecho, por lo que a cambio de Lombardía, quiso quedarse con Niza y Soboya, mientras que Venecia seguiría perteneciendo a Austria.

2 – Anexo de Toscana, Parma y Módena (1860)

En aquel tiempo había un enorme deseo en toda la población italiana de alcanzar la unificación como nación independiente, pero para ello era necesario que se eliminara el control que estaba ejerciendo Austria sobre la población, algo que no era fácil, ya que Austria no lo permitiría. Por eso, mediante un plebiscito, apoyado por la mayor parte de los italianos, realizado en 1860 fueron incorporados al reino de Cerdeña los estados de Toscana, Parma y Módena.

3 – Revolución de la Sicilia insular y peninsular

Giuseppe Garibaldi, en calidad de militar y político, apoyó con su participación activa el proceso de unificación italiana, por lo que se embarcó hacia Sicilia con un ejército de voluntarios denominados los ‘Mil Camisas Rojas’, que en realidad eran mil hombres voluntarios con ropa roja, junto a quienes conquistó la isla. Posteriormente, se dirigió con sus tropas hacia la región de Nápoles. Como dentro de sus tropas se encontraban miembros de la temida Legión Internacional, tuvieron éxito en la Batalla del Volturno en Nápoles, provocando que el rey Francisco II huyera hacia los Estados Pontificios y logrando establecer un gobierno provisional en ese territorio. Aunque Garibaldi quiso continuar su recorrido hacia los Estados Pontificios, Víctor Manuel II le ordenó que no lo hiciera, a fin de no arriesgarse a perder lo que habían logrado hasta el momento. Tan sólo un año después, Víctor Manuel II es nombrado rey de Italia.

4 – Anexión de Venecia (1866)

Luego de todos los movimientos realizados por Giuseppe Garibaldi en favor del reinado de Víctor Manuel II y de la unificación italiana, Venecia seguía siendo parte del territorio dominado por Austria, por lo que era necesario llegar a establecer una alianza con el reino de Prusia a fin de anexarlo al territorio italiano. Claramente, la ayuda de Prusia permitió que Italia tuviera éxito, ya que gracias al Tratado de Viena firmado el 3 de octubre de 1866 y el Armisticio de Cormos firmado el 12 de octubre del año 1866, Italia logró añadir Venecia a su territorio.

5 – Incorporación de los Estados Pontificados (1870)

Sólo quedaba por añadir la ciudad de Roma a fin de conseguir la completa Unificación de Italia, aparte de los Estados Pontificios. No fue un proceso fácil, ya que Víctor Manuel II había dado su palabra de que permitiría que el Papa siguiera dominando en la capital, mientras los franceses custodiaban la ciudad, las fuerzas de Víctor Manuel logran ocupar Roma. Fue así como Roma se declaró como la capital de Italia. Sin embargo, al Papa no le gustó la decisión y se quedó encerrado en el Vaticano, considerándose como una especie de prisionero.

Características de la Unificación italiana

  • La participación de la población en este movimiento de unificación se realizó de manera voluntaria. A diferencia de otros países en los que se vivió un proceso parecido, a las personas no se les impuso la voluntad de los representantes de la nación.
  • El motor principal que impulsó el proceso de unificación fue el nacionalismo y los valores patrióticos.
  • No se llevaron a cabo guerras con los estados vecinos.

Leave a Reply