Tercios Españoles

Los tercios españoles hacen referencia a unidades militares muy eficientes, a semejanza de las legiones romanas y las hoplitas griegas, de las cuales según se cree fueron sus herederos debido a su eficacia, disciplina y renombre gracias a sus victorias, y donde la infantería desempeñaba el papel principal. Hoy día, se cree que fue la mejor infantería de Europa durante siglo y medio.

Los tercios los usó el rey de España en sus dominios por alrededor de unos 170 años, desde el siglo XVI cuando comenzó el reinado de Carlos I de España o Carlos V del Sacro imperio Romano Germánico, hasta aproximadamente la mitad del siglo XVII, cuando el Rey Felipe V disolvió el tercio y lo convirtió en regimiento.

¿Que eran los tercios españoles?

Para entender mejor este tema, es importante saber que el ejército español por tener reinados en distintas partes de Europa, estaba formado por soldados de múltiples nacionalidades, pero el centro o la fortaleza y supremacía que ocupó por muchos años, se asentaba en los tercios españoles, estas eran unidades militares muy efectivas formadas por un núcleo de soldados españoles veteranos, profesionales y muy leales a la corona, y para quienes el honor y reputación lo eran casi todo.

Este término militar de tercio se acuñó alrededor del año 1534 a 1536 por ordenanzas del Rey español Carlos I, el cual era comandado por un capitán de origen español nombrado directamente por el rey a quien se le daba el título de maestre de campo. Un aspecto clave que los identifica es su arma por excelencia, la pica, una lanza de unos 4 o 6 metros que detenía o frenaba a la caballería enemiga.

Batallas donde participaron los tercios españoles

Durante unos 170 años los tercios españoles obtuvieron muchas victorias demostrando la supremacía de estos ejércitos, a continuación mencionamos algunas:

  • 1503 – batalla de Ceriñola
  • 1503 – batalla de Garellano
  • 1521 – batalla de Villalar
  • 1525 – batalla de Pavía
  • 1547 – batalla de Mühlberg
  • 1557 – batalla de San Quintín
  • 1558 – batalla de las Gravelinas
  • 1568-1571 – guerra de las Alpujarras
  • 1634 – batalla de Nordlingen
  • 1634 – batalla de Rocroi, el principio del fin de los tercios españoles

Características de los tercios españoles

Destacan ciertas características al estudiar por qué los tercios fueron invencibles por siglo y medio, mencionemos algunas que influyeron en su renombre.

  • Era una unidad formada en su mayoría por soldados profesionales, voluntarios no reclutados o llamados a combate.
  • La capacidad de adaptarse a las circunstancias de la batalla, los hacía pasar de ser un frente de piqueros a ser un frente de arcabuceros o mosqueteros con buena disciplina.
  • Gran variedad y modernización del armamento, cambiaron las ballestas por armas de fuego, pero su arma emblemática fue la pica, capaz de detener a la caballería.
  • Era una tropa entrenada en varias formas de lucha, a distancia armas de fuego, uso de la pica y excelentes espadachines. Temibles en lucha cuerpo a cuerpo usando espada y daga en la otra mano. Eso les permitía cambiar de táctica rápidamente y sorprender al enemigo.
  • Uso de metal de primera, acero toledano en sus armas y armaduras.
  • Actitud mental, el honor tenía un lugar especial en ellos, prefiriendo morir antes que rendirse o correr.
  • Los oficiales eran profesionales con instrucción, confiables, leales y las tropas no eran producto de reclutamiento por levas debido a amenazas. Muchos de ellos eran nobles o hidalgos entregados en cuerpo y alma a la guerra y buscando un nombre en la historia.
  • España pasó siglos de lucha reconquistando sus tierras dominadas por los musulmanes, esto hizo que los tercios estuvieran formados por un pueblo acostumbrado a la guerra y no por mercenarios.

Soldados de los tercios españoles

El tercio español estaba integrado por militares de carrera o profesionales, no eran combatientes llamados a batalla ocasionalmente, y tenían una estructura militar y administrativa eficiente y leal a la corona. A continuación, explicaremos algunos cargos.

Maestre de campo

Este era el jefe del tercio, un capitán nombrado por el rey, quien llegaba a ese cargo por su gran experiencia militar, su fama y reconocimiento militar.

Sargento mayor

Era el segundo al mando, quien daba las órdenes que recibía del maestre de campo y quien decía como sería la formación de batalla.

Capitán

El capitán era nombrado por el rey para comandar una compañía dentro del tercio. Decide qué arma llevará el soldado: pica, arcabuz o mosquete y su papel en la compañía.

Alférez

Este soldado era el custodio de la bandera, la cual debía proteger con su vida, ésta siempre debía permanecer en posición vertical.

Sargento

Este funcionario era el enlace entre el capitán de la compañía y la tropa, cuidaba que los soldados tuviesen disciplina y estuvieran siempre listos y bien armados para la batalla.

Cabo

Soldado clave, era un veterano que comandaba un pelotón de 25 hombres. Era el instructor de los soldados, se aseguraba que cumplieran las órdenes del capitán y que pelearan bien.

Soldados

Los soldados estaban divididos en piqueros, arcabuceros, mosqueteros, artilleros y soldados de caballería.

Organización de los tercios

El tercio podía contar con unos 3.000 combatientes, pero llegaron a tener hasta 8.000 hombres, hablemos un poco sobre su organización. Estaba integrado por 3 clases de combatientes básicos a saber piqueros, arcabuceros y mosqueteros; también disponía de artillería, y caballería en ocasiones.

El orden de batalla solía ser en formaciones cuadradas o rectangulares, estos cuadros eran muy estrictos, en el centro del cuadro estaban la infantería de piqueros, los más veteranos y mejor equipados al frente y los novatos y menos equipados en la retaguardia del cuadro, a los lados o flancos estaban los arcabuceros y mosqueteros y también la caballería si la había, para proteger los lados del cuadro que eran los puntos más débiles.

Técnicas y tácticas de los tercios españoles

La doctrina militar de los tercios era simple: enfrentar el ataque de caballería con las picas, contra los piqueros enfrentarlos con los arcabuceros, y contra los arcabuceros lanzar la caballería, una vez que hubiesen disparado, quedaban vulnerables hasta que recargaran.

Los tercios españoles incluyeron por idea del duque de Alba a los mosqueteros, los mosquetes eran más pesados que el arcabuz, pero de mayor alcance, un poco más de 100 metros. La compañía de mosquetes solía estar en las primeras filas junto a los arcabuceros, y había otros por los flancos, al tener al enemigo al alcance, disparaban sus armas y se refugiaban dentro del cuadro de piqueros al tener al enemigo más cerca.

El siguiente ataque correspondía a los arcabuceros, cuyos disparos eran a más corta distancia, y finalmente el choque lo enfrentaban los piqueros y finalmente usaban las espadas y dagas en las luchas cuerpo a cuerpo.

Otra táctica de los tercios españoles era “la encamisada”, un grupo pequeño de los mejores hombres hacían incursión nocturna en los campamentos enemigos, solo con espada y daga y con camisas blancas, su misión sabotear los campamentos, dañando o clavando los cañones y causando bajas en silencio con sus dagas.

Leave a Reply