Ramsés I

Ramsés I
5 (100%) 1 voto

De las Dinastías de Antiguo Egipto, la del XIX es una de las más sobresalientes. Durante las historias y fascinantes leyendas que ocurrieron en las dinastias del antiguo, entre ellas se encuentra la de Ramsés I. Quien es conocido como el fundador de la Dinastía XIX o también llamada Linaje de los Ramenidas. En el templo de Luxor es donde se salvaguarda la historia de este faraón.

Los faraones anteriores a Ramsés I, habían muerto sin dejar herederos, como lo fue Tutankhamon. A este le sucedieron Ay y Horemheb, siendo este último quien nombró como corregente de Egipto a Ramsés I o para aquel entonces Paramessu.

Biografía de Ramsés I

Ramsés I no era de sangre real, tan solo era un joven que tenía por nombre Paramessu, nació en una pequeña ciudad llamada Avaris, ubicada en la región del Delta del Nilo. Procedía de una prestigiosa familia militar, su padre era el Comandante de las Tropas y Jefe de los Arqueros reales. De allí, que Paramessu se haya interesado por pertenecer a las tropas. En donde se destacó por adquirir títulos militares y civiles, entre ellos jefe de los arqueros, logrando el importante cargo de visir.

Ramses I

Lo que distinguía a Paramessu era su carácter firme, digno de un militar. Esto fue lo que justamente le llamó la atención a Horemhab, y logró ganar tanto su confianza que llegó a ser reconocido como el segundo hombre más poderoso del reino. Hasta el grado de llegar a nombrarlo como su sucesor.

Cuando murió en el año 1305 a.C, Paramessu fue coronado como Rey del Alto y Bajo Egipto. Con el nombre de Menpehtire Ramses, o mejor conocido Ramsés I.

Reinado de Ramsés I

Con este nombramiento se inició la Dinastía Ramésida que constó de 11 faraones que se hicieron llamar también Ramsés. Cabe destacar que para el momento que recibe este nombramiento ya Ramsés I era de edad avanzada y él sí tenía descendencia masculina. Su primera estrategia fue el hacerse llamar Menpehtire, que significa “Eterna es la fuerza de Ra”. Con este nombre buscó conferir legalidad a su coronación, este nombre era similar al del primer faraón de la dinastía anterior que era Nebpehtire.

Inmediatamente asoció a su hijo al trono, quien le servía como corregente y llegaría a ser el faraón Seti I. Como Ramsés I era de edad avanzada, su hijo realizó varias funciones militares. En particular la tentativa de recobrar las posesiones perdidas de Egipto en Siria. Mientras tanto Ramses I se centró en labores memorables como culminar la construcción del segundo templo en Karnak que inició Horemhab.

Para el momento que Ramsés I asciende al trono, el Estado era toda una potencia mediterránea. Por lo que se ocupó en modificar la estructura la militar en tres cuerpos militares, para defender el Norte, Sur y Centro de Egipto. Aunque no modificó la capital religiosa que era Tebas, la residencia la trasladó muy cerca de Avaris que era su ciudad natal, en donde organizó las bases militares.

Aspectos sobresalientes del reinado de Ramsés I

Algo que destacó mucho su llegada al trono, es que esta no causó ningún cambio de dinastía, además de no provocar ningún disturbio. El ya anciano Faraón, estaba casado así que nombró a su esposa Sitra, como la Gran Esposa Real y su consorte oficial. Fue la fundadora del Valle de las Reinas, que desde ese reinado en adelante, fueron enterrados todas las esposas reales y príncipes.

No se cree que Ramsés I se haya casado con Tanedyemy que era una supuesta hija del fallecid Horemhab. Se le relaciona más con el rey Seti I con el propósito de vincular las dos dinastías. Resulta interesante que sólo haya estado como Faraón por un breve periodo de dos años. Murió a la edad de 54 años, así que no tuvo oportunidad de mostrar sus dotes de Rey, así que se considera su reinado como una época de transición entre Horemhab y su hijo Seti I.

Muerte y tumba de Ramsés I

Fue una muerte prematura, ocurrió por una infección en el oído. Lo inesperado de su fallecimiento hizo que todo el programa decorativo de la tumba se realizara lo más reducido. Solo se pintó la estancia más importante de la cámara sepulcral, en apariencia se muestra como una tumba pequeña, terminada precipitadamente. Con el pasar de los años la tumba recibió varios daños por las inundaciones responsables del río Nilo.

Durante más de 200 años Ramsés I descansó en su tumba, luego su cuerpo fue llevado a un lugar más seguro. Donde también se acogió a otras momias reales, como la de su hijo Seti I y nieto Ramsés II. A este lugar se le identificó como KV17 y permaneció oculto por muchos siglos, siendo descubierto en el siglo XIX.

Ramses I Momia

La tumba fue descubierta en el año 1817 por Giovanni Battista Belzoni. Quien en su hallazgo encontró restos del equipamiento funerario como estatuas guardianas de madera, como dioses que aún no tienen nombre. Su forma era de cuerpo de hombres con cabeza de animales de león, chacal y mono. Y una en particular con silueta de mujer y la cabeza de una tortuga.

Momia de Ramsés I

Un hecho sobresaliente de la historia de Ramsés I, es que su momia fue robada. Después fue vendida a una galería en Ontario, para luego ser comprada por la Universidad de Emory Atlanta. Donde se le realizaron estudios que comprobaron que se trataba de la momia del faraón Ramsés I. Es por eso que en el año 2003 el gobierno Egipto solicitó el regreso de la momia a su país. Debido a todo lo ocurrido, la momia ha sufrido grandes transformaciones, generando ciertas dudas, si se tratase de la original.

Actualmente la tumba de Ramses I, se puede encontrar en el centro del Valle de los Reyes. Específicamente, en la entrada del Uadi sur Oriental de la necrópolis, alineada al suroste, muy cerca de la KV17. Está muy cerca de la tumba de su predecesor Horemheb. La tumba de Ramsés I, es una de las pocas tumbas arquitectónicas de las que se puede disfrutar, muchas otras han sido desvalijadas o vendidas.

Leave a Reply