Las Guerras Ibéricas (o Púnicas)

Las Guerras Ibéricas (o Púnicas)
5 (100%) 3 votos

Se les conoce también como guerras púnicas. Estas se llevaron a cabo desde el 264 a.C. hasta el 146 a.C. Durante aproximadamente un siglo, los romanos, quienes eran la potencia dominante de este período histórico, lucharon por el dominio de Sicilia, la cual había estado bajo control de Cartago. Veamos a continuación más detalles.

Causas de las guerras ibéricas

A diferencia de los suevos, quienes invadían y conquistaban el territorio o ciudad que conseguían a su paso, los cartaginenses sobresalían por ser excelentes comerciantes. La principal fuente de comercio de los cartaginenses era la cuidad de Sicilia, lo cual causaba intensa molestia a los romanos que tenían como objetivo extender su territorio hacia esa ciudad.

Te recomendamos: Civilizaciones Antiguas del Mundo

¿Cuántas guerras púnicas hubieron?

Existieron tres Guerras Púnicas:

  • Primera Guerra Púnica: Esta primera guerra se llevó a cabo entre los años 264 y 241 a.c., 23 años de enfrentamiento entre Roma y Cartago. En esta primera batalla, Cartago no logró vencer a Roma y perdió la región de Sicilia, y se vio obligada a cumplir con condiciones de tributo bastante duras por parte de Roma. Aunque Roma ganó, quedó sumamente afectada en sentido económico y demográfico.
  • Segunda Guerra Púnica: Inició en el año 218 y terminó en el año 201 a.c. En esta guerra volvió a vencer Roma, logrando que Aníbal y Escipión el Africano, quienes estaban a la cabeza de los cartaginenses, se rindieran y llegaran a otro acuerdo con los romanos, que incluía entre otras cosas la entrega de la flota de Cartago, 10.000 talentos de plata en un plazo de 50 años y 100 rehenes como garantía.
  • Tercera Guerra Púnica: Este último enfrentamiento se llevó a cabo desde el año 149 hasta el 146 a.c., la cual se basó casi por completo en la Batalla de Cartago, donde se asedió y terminó de destruir por completo la ciudad de Cartago. Esta guerra se debió principalmente al temor de Roma de un resurgir de las fuerzas anti-romanas cartaginenses, por lo que tras incitar a Cartago a una guerra, finalmente inició el asedio y acabó con la ciudad.

Desarrollo de las guerras ibéricas

  • Guerra entre Cartago y Roma: Se llevó a cabo en el territorio de Cissa durante el año 218 a.C. el líder cartaginés Hannón no pudo conseguir la victoria frente a los romanos a quienes lideraba Cneo Escipión. No obstante, como apoyo a Cartago llegó a esta batalla Asdrúbal Barca, quien logró hacer que los romanos se retiraran. Esta fase de guerras continuó hasta el 205 a.C. y les permitieron a los cartaginenses demostrar su valor. Fueron perseguidos por los romanos por todo el territorio ibérico. Recibieron apoyo del continente africano y de nativos, los cuales presentaron un frente fuerte difícil de derrotar. Aun así, los líderes de estas batallas como Hannon, Asdrúbal Giscón y Magón, fueron capturados y huyeron.
  • La cuestión de Sagunto: Ésta era una ciudad litoral cuya cultura recibía una gran influencia de los griegos, pero era aliada del Imperio Romano. Aníbal, que era un estratega Cartago rodeó a la cuidad de Sagunto, propinándole la victoria a los cartagineses, pues Roma no acudió al auxilio de su aliado, a pesar de los pedidos de ayuda. Fue una lucha tan cruel que hasta los habitantes de Sagunto preferían la posibilidad del suicidio antes que someterse a Cartago.
  • La invasión romana: En este período Cneo y Publio Escipión llegaron a Hispania con la finalidad de detener los avances de los cartaginenses. Cneo fue el primero en llegar Hispania mientras que su hermano hacia alianzas por las tribus ibéricas que habitaban la costa.

Lecturas bélicas recomendadas: Batalla de Guadalete / Batalla de Qadesh / Batalla de Salamina

Personajes de las guerras ibéricas

  • Aníbal Barca: Era de origen Cartago. Por otro lado, Aníbal se desempeñaba como estadista y general militar. Aníbal juntó a un ejército, que además de soldados entrenados, también disponía de 38 elefantes de guerra. Salió de Hispania y recorrió las localidades de y Alpes y los Pirineos a fin de ejercer dominio en el territorio norte de la ciudad de Italia. En ese momento obtuvo la victoria sobre el ejército romano en batallas importantes como la que se ejecutó en el rio Trebia.
  • Cneo Cornelio Escipión Calvo: Al igual que su padre y hermano, se dedicó al mundo de la política y la milicia. Ostentó el cargo de cónsul romano durante el año 222 a.C. Además, realizó un trabajo arduo durante las guerras de las iberias ya que consiguió la victoria sobre Asdrúbal Barca. Por último, murió víctima de las llamas del incendio de la torre en la que él y sus tropas habían buscado refugio.
  • Publio Cornelio Escipión: Al ser proclamado cónsul de Hispania en el año 218 a.C., éste soldado y dirigente romano, avanzó rápidamente en su persecución de Aníbal. En una ocasión se enfrentó a éste, pero fue herido gravemente. Falleció en batalla después de 29 días de la muerte acaecida a su hermano.

Consecuencias de las guerras púnicas

Entre las consecuencias de las tres Guerras Púnicas podemos mencionar las siguientes:

  • Después de estas guerras, en especial después de la tercera, el pueblo cartaginense dejó de existir por completo, no logró resurgir nuevamente después de ser destruido por los romanos.
  • Se cree que Cartago fue una ciudad muy influyente y de gran cultura, la cual influyó muchísimo sobre lo que ahora es el continente africano.
  • Roma era una potencia en ascenso, pero luego de las Guerra Ibéricas terminó de consolidarse como el más poderoso del Mediterráneo tanto en sentido político como comercial.
  • Después de las Guerras Púnicas, Roma empezó un proceso de cambio en cuanto a su forma de gobierno, pasando de ser una república a un imperio, imperio que dominó por mucho más tiempo y terminó de desarrollar su cultura, la cual influyó hasta nuestros días.
  • Roma extendió aún más su dominio territorial, logrando controlar también las regiones del norte de África, Sicilia, la península ibérica y Corcega. Además, también logró vencer a los aliados de Cartago, regiones que eran importantes como La Galia (Guerra de las Galias) y Macedonia.

Cartaginenses en las guerras ibéricas

Eran los habitantes de la zona sur de la península ibérica. Se concentraron en poblar el territorio costero y allí explotar los recursos de Iberia y comercializar con ellos. Construyeron depósitos y puertos marinos que no solo permitían la exportación, sino también la importación de productos que ellos o producían y luego vendían. Este constante intercambio comercial permitió que la cultura oriental influyera en los cartaginenses.

¿Por qué se llaman guerras púnicas?

Cartago era una ciudad que estaba ubicada en el norte de África, donde actualmente se sitúa Túnez. Esta zona fue poblada y fundada por pueblos fenicios que habían llegado desde Tiro, ubicada en la parte sur del Líbano, alrededor del siglo IX a.c. Debido a esto, los romanos llegaron a referirse a los cartaginenses como Pūnicī, que en latín antiguo significaba fenicios. Fue de esta forma de llamar a los cartaginenses de donde surge el nombre de Guerras Púnicas o quizás también se le pudiera traducir como Guerras Fenicias, aunque obviamente los cartaginenses preferían llamarlas Guerras Romanas.

Resultado de las guerras ibéricas

Luego de más de un siglo de batallas, los romanos vencieron y ejercieron su dominación sobre Cartago. Sin embargo, al resultar Roma vencedora, la cultura y civilización de los cartaginenses quedaron en el olvido. Por otra parte, el dominio de Roma sobre los pueblos que habitaban Iberia, no fue nada gentil. Aplastó y abusó de su poder, ganándose la animosidad de los pueblos a los que conquistó, lo que hizo que a pesar de tener más poder que sus enemigos, no tenía su lealtad.

Leave a Reply