La Batalla de las Termópilas

La Batalla de las Termópilas
4.9 (97.07%) 41 votos

La batalla de las Termópilas se ha prestado para exageraciones en libros y películas, pero lo cierto es que representó una de las batallas más históricas que han ocurrido jamás. Esta se ubica en la segunda guerra médica en el año 480 a.c. donde los persas, ahora bajo el mandato del rey Jerjes I, intentan nuevamente tomar Grecia (Antigua Grecia). A continuación, te mostramos más detalles de esta fascinante batalla.

Mapa Conceptual de la batalla de las Termópilas

Mapa Conceptual de la batalla de las Termópilas

Causas de la batalla de las Termópilas

La batalla de las Termópilas se lleva a cabo bajo el escenario de la venganza, ya que cuenta la historia que el imperio persa intentó invadir Grecia durante la llamada primera guerra médica, pero no tuvo éxito. Sin embargo, tras el ascenso del rey Jerjes I como monarca persa se inicia nuevamente una estrategia para tomar las polis griegas y así extender sus dominios por todo el territorio ocupado por los griegos.

Esto lo hizo enviando de forma aparentemente pacífica a embajadores para que solicitaran agua y tierra a los griegos, pero no fueron todos bien recibidos, especialmente en ciudades como Atenas y Esparta, donde fueron empujados a los pozos de agua. Tras esta respuesta de los griegos, se encendió la ira del rey Jerjes I, quien se resuelve a tomar Grecia con toda su fuerza, preparando así un enorme ejército para atacar.

Lecturas bélicas recomendadas: Guerra de los 30 años & Segunda Guerra Mundial

¿Quiénes participaron en la batalla de las Termópilas?

La historia cuenta que el imperio medo-persa, dirigido en aquel tiempo por el rey Jerjes I, contaba con una enorme cantidad de hombres, se dice que tenían más de 200.000 soldados, el cual logró avanzar por una parte del territorio griego hasta llegar a la región conocida como las Termópilas. En ese momento, las polis griegas deciden dar lo mejor de sí a fin de detener el avance medo-persa, el cual se proponía llegar hasta Atenas.

Por otro lado, se encontraba el ejército griego liderado por el rey Leónidas I, que no estaba compuesto por tantos soldados como los persas, pero que tenían una mejor motivación y unidad. Llegaron a reunir entre 5.000 y 6.000 hombres compuestos por personas de distintas ciudades- estados como: arcadios, corintios, periecos, lacedemonios, tegeatas, fliuncios, micenos, mantineos, ilotas, locros, malianos, focidios, tespios y tebanos, aparte del ejército élite de los espartanos, quienes jugaron un papel importantísimo en esta gran batalla.

Resultados de la batalla de las Termópilas

El rey Jerjes I se valió de su superioridad numérica para doblegar al ejército griego, especialmente tratando de agotar a los griegos mediante unas primeras oleadas de infantería ligera, persas que no estaban ni bien equipados ni bien entrenados para la guerra. A pesar de esta astuta estrategia del rey Jerjes I, el ejército medo-persa no logró doblegar tan fácilmente al ejército griego que tenía una mejor preparación y equipamento, por lo que pasaron dos días intensos de batalla que significaron en una derrota aplastante para el ejército persa.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de los griegos por defender su territorio, el rey Jerjes I estaba decidido a acabar con ellos y tomar de una vez por todas Grecia, por lo que decide enviar a sus soldados de élite, los Inmortales. Nuevamente, el ejército griego con los espartanos al frente logró detener el ataque de los Inmortales, llenando de temor al rey persa. Pero, aparece un personaje griego que cambió el rumbo de la batalla, llamado Efialtes, quien en un acto de traición le revela al rey Jerjes I un camino que lleva hasta la retaguardia del ejército griego. El resultado fue una triste derrota para los griegos, quienes dieron su vida en el campo de batalla.

Consecuencias de la batalla de las Termópilas

Aunque la batalla de las Termópilas terminó con un resultado negativo para el ejército griego, se logró un objetivo importante y que permitió mantener en pie a Grecia frente al ataque del ejército medo-persa. Como la batalla de las Termópilas duró varios días, se logró contener al ejército persa el tiempo suficiente como para que el resto de los griegos prepararan sus tropas para las siguientes batallas, es decir la batalla de Salamina y la batalla de Platea, donde los griegos obtuvieron la victoria y lograron retroceder el avance persa.

Leave a Reply