La Batalla de Qadesh

La Batalla de Qadesh
3.5 (70%) 2 votos

Constituida como el primer enfrentamiento bélico documentado en fuentes antiguas, la Batalla de Qadesh tuvo lugar en la ciudad que lleva su nombre, ubicada en territorio sirio, a finales del mes de mayo de 1274 a.c. cuando tropas militares egipcias dirigidas por el faraón Ramsés II y las hititas conducidas por Muwatalli, se enfrentaron por el dominio de la ciudad, la cual culminó con un tratado de paz acordado entre ambas naciones.

Resumen de la batalla de Qadesh

Para conocer los detalles de esta batalla, los historiadores y arqueólogos han basados los hechos en los relieves encontrados en las estructuras de los antiguos templos egipcios, donde el faraón Ramsés II narró mediante el dibujo de los relieves el desarrollo de la guerra, haciendo de este hecho el tema principal de su reinado. Sin, embargo, los arqueólogos también han encontrado varios de estos relatos de la batalla dibujados en los templos ubicados en Hattusa, capital hitita.

¿Qué era Qadesh?

La ciudad de Qadesh representaba para ambas naciones un punto clave para el control político, militar y comercial de Siria, gracias a su ubicación geográfica. Por tal motivo, los egipcios y el hitita, ambicionaban dominar el lugar para su beneficio, desencadenando así un sangriento escenario que dio origen a la conocida batalla de Qadesh.

Además, esta ciudad representaba una enorme estrategia aduanera del momento, debido a que la mayoría de los buques que transportaban vidrio, cobre, estaño, maderas, joyas, textiles, alimentos, herramientas y metales preciosos entraban y salían de Siria para ser distribuidos por todo el Medio Oriente. Por esta razón, Egipto e Hitti ambicionaban el control y dominio de estas tierras pues significaba una enorme destreza para catapultarse en una gran potencia mundial de la época.

Lecturas recomendada: Batalla del Delta / Batalla de las Piramides / Batalla del Nilo

¿Cómo se originó la Batalla de Qadesh?

La rivalidad entre las dos grandes potencias de la época adquirió mayor fuerza cuando el ejército hitita dominio de varias ciudades sirias que pertenecían al imperio egipcio durante el reinado del faraón Sethi I, padre de Ramsés. Muwatalli, rey de Hatti, consiguió conquistar la ciudad de Qadesh, para convertirla en un punto importante para los planes militares hititas en Siria. Pero no fue hasta el año 1274 antes de Cristo, cuando esta batalla se libró por las fuerzas militares del recién nombrado faraón Ramsés II y Muwatalli, que aún continuaba en el poder.

Para esta guerra Egipto contó con 20 mil hombres distribuidos en cuatro divisiones militares llamadas Amón, Ra, Ptah y Set, que representaban a dioses. Estas divisiones estaban compuestas por carros, arqueros y lanceros. Por su parte, la nación Hitita conformó un ejército de 27 mil efectivos tras una alianza realizada con veinte estados de Siria y Anatolia y así poder hacer frente a la fuerza militar de Egipto.

¿Quién ganó la batalla de Qadesh?

De acuerdo a los reportes históricos encontrado por los historiadores, esta batalla fue ganada por el faraón Ramsés II (Egipcio), quien en el último momento recibió respaldo de una de sus divisiones que logró llegar a la ciudad de Qadesh. Esto permitió que el ejército militar de Egipto pudiera contraatacar los carros hititas, rodeándoles por el norte, oeste y sur.

A pesar de tener el control el faraón ordenó el retiro de las tropas de la ciudad, al aceptar un cese de la guerra con el emperador hitita, posiblemente al ver a su fuerza militar destruida y pensar que así no podría conservar el dominio de la ciudad de Qadesh y posteriormente se vería obligado a regresar a Egipto. Por esta razón ambos monarcas aceptaron un cese de la guerra por medio de un acuerdo concretado por los monarcas Ramsés II y Muwatalli.

Desarrollo de la Batalla de Qadesh

En aquellos tiempos lejanos existía la manipulación de la información, sobre todo de parte del vencedor o del lado que ostentaba el poder, hoy es difícil determinar la exactitud de los hechos, pero lo cierto es que Ramsés II obtuvo la victoria, aunque se cree que no tan rimbombante como pasó a la historia.

Las fuerzas egipcias tenían ya un campamento base en Qadesh, donde estaba el Faraón, aparentemente sin muchas posibilidades de lograr la victoria, parte de sus fuerzas o divisiones de refuerzo estaban en camino a marcha forzada y apenas llegando a tiempo. Los hititas tenían una fuerza abrumadora que contaba con más de 3.500 carros de guerra.

Esa mañana tres cuerpos del ejército egipcio van llegando a Qadesh, el cuerpo de ejército Ra apenas estaba entrando a la zona cerca del cauce de Al-Mukadiyah, cuando cientos de carros hititas se abalanzan sobre ellos destrozando la infantería; la parte móvil de la división Ra, logra avanzar y dirigirse hacia el campamento base egipcio donde está la división Amón del Faraón, siendo perseguidos por los temibles carros hititas. Ramsés apenas tuvo el tiempo para organizar sus fuerzas y preparar la defensa.

Tres cosas en esta batalla ayudaron a los egipcios. Primero, Ramsés II peleó por su vida junto a sus soldados, podemos imaginarnos al Faraón con su deslumbrante vestimenta de guerra y en su carro de guerra, además de que era un arquero sobresaliente lo cual seguro infundió fuerza moral a sus tropas. Segundo, los carros de guerra egipcios tenían mayor maniobrabilidad y en medio de un campamento lleno de tiendas, barreras y cuerpos de hombres y caballos, esto fue importante. Finalmente, muchas de las tropas hititas se entregaron al pillaje y saqueo, descuidando su objetivo y restando fuerza a su ataque.

La defensa de la infantería y el ataque de los diestros arqueros egipcios logran frenar los exhaustos caballos y soldados hititas y ponerlos en fuga, aquello terminó en una masacre. Aunque los hititas perdieron el primer combate y el factor sorpresa, aún quedaba batalla por delante, solo habían usado una parte de sus poderosos carros de guerra y la infantería no había participado y finalmente prácticamente no participó, en aquellos tiempos aun la caballería no figuraba como cuerpo del ejército.

Este segundo ataque parecía lógico que inclinara la batalla a favor de los hititas pues los cuerpos del ejército egipcio de Ptah y Set aún no llegaban, la división Ra, estaba prácticamente destruida, salvo una parte de sus carros; así que el Rey Muwatalli moviliza una gran cantidad de carros hacia el campamento donde Ramsés II y su división Amón están reorganizándose.

Cuando comienza el ataque hitita contra el campamento, éste está reforzado con restos de carros de guerra y escudos, dejando prácticamente una callejuela sin estorbos para entrar al campamento, y allí está la infantería y arqueros egipcios resistiendo. Justo en ese momento llega un cuerpo de carros de guerra llamados Ne’arin que no se sabe con certeza si era parte de la división Set o era de los reinos amigos amorreos de los egipcios que habían sido convocados por Ramsés II. Lo cierto es que sorprendieron a los carros hititas por el flanco e inclinaron la batalla hacia los egipcios, pero finalmente esta batalla termina en una tregua, el famoso tratado de Qadesh y una paz que duró años.

Consecuencias de la batalla de Qadesh

Las consecuencias fueron muchas. Miles de soldados muertos (entre ambos bandos superaban los 45mil soldados, y murieron más de 10mil), territorios devastados por la acción de la guerra, asentamientos o poblados pequeños que fueron completamente eliminados del mapa (debido al voraz avance de las tropas militares que arrasaban con todos) y demás. Pero lo más importante, un tratado; el tratado de Qadesh.

Tratado de Qadesh

El tratado de Qadesh fue el acuerdo de paz formalizado por Egipto y el Imperio hitita que marco un suceso importante en la historia, pues significó el primer tratado de paz documentado entre ambas naciones. Este hecho tuvo lugar 16 años después de la batalla, cuando Hattusil III, hermano de Muwatalli, fue coronado como rey de Hitti tras la muerte de Muwatalli. Dicho acuerdo tuvo como finalidad establecer la demarcación de nuevas fronteras entre ambas naciones, el compromiso de sus líderes a no volver a guerrear entre sí y el arreglo de un acuerdo que mantuviera la sucesión al trono de ambos gobiernos.

Con este documento Egipto renunció al dominio de la ciudad de Qadesh y del resto de estados del valle del Litani, y para sellar el acuerdo de forma definitiva de ambas partes, se estableció que, tiempo después de firmarse el tratado de paz, el rey Ramsés II se casara con una princesa del pueblo hitita, en este caso que fuera hija de Khattushili III.

Leave a Reply