Guerras Médicas

Las Guerras Médicas también conocidas como Guerras Medas, fue una serie de conflictos bélicos sostenidos entre el imperio medo-persa y los pueblos griegos (aqueos, jonios, dorios y eolios) durante los años 499 a. C. y 449 a. C. debido a los deseos expansionistas de los persas, quienes querían conquistar la península de Anatolia hasta llegar a Jonia, las cuales pertenecían a los griegos. Estas batallas constituyeron uno de los episodios más famosos de la Edad Antigua.

Causas de las Guerras Médicas

Estos conflictos tuvieron su origen cuando Ciro II el Grande conquisto la ciudad de Jonia en el año 547 a. C. A partir de ese momento comenzó la disputa por el estado de Jonias en el Asia Menor. Estos acontecimientos dieron inicio a la primera Guerra Médica durante el año 492 a. C. con la invasión de los Persas a la ciudad de Mileto, donde los griegos atenienses se rebelaron contra el gobierno despótico de los persas en lo que se conoció como la Batalla de Maratón en el 490 antes de Cristo.

Esta sublevación terminó con la victoria de los atenienses gracias a la ayuda de las ciudades de Eritrea, lo que provocó la ira de Darío I, rey persa para el momento, quien vio la oportunidad de extender su imperio en Europa y asegurar su frontera occidental.

Segunda Guerra Médica

Tras no completar la conquista de los estados-ciudades de Grecia en Asia Menor, los persas planifican una invasión más grande hacia Grecia con la finalidad de obtener el control total del territorio griego. Esta nueva invasión daría inicio a la Segunda Guerra Médica, la cual comenzó a partir del año 480 a. C. donde el rey Jerjes I, hijo de Darío I, recibió esta tarea luego de la muerte de su padre.

Para ejecutar esta segunda invasión a suelo griego, Jerjes I reunió un enorme ejército y armada naval, mientras que la resistencia griega contó con el apoyo de los atenienses y espartanos, así como la alianza de alrededor de 70 ciudades. Sin embargo, cuando el rey Jerjes I cruzó el Helesponto dominó las ciudades de Tracia y Macedonia, las cuales se rindieron ante los persas, dando así el comienzo a nuevos conflictos bélicos entre los griegos y persas, conocidas como la batalla de las Termópilas, batalla de Salamina y batalla de Platea.

Ambas naciones buscaban una victoria que pudiera alterar el curso de la guerra, pero tras la victoria de los aliados en Salamina impidió una rápida invasión persa y su rey Jerjes I se retiró a Asia dejando a su general Mardonio en Europa para que terminara la conquista. No obstante, esta sería una vez más derrotada en la batalla de Platea donde los griegos mataron a Mardonio y destruyeron en el Mar Egeo a la armada persa.

Tercera Guerra Médica

La Tercera Guerra Médica tuvo lugar en el año 479 hasta 449 a. C. durante el reinado de Artajerjes de Persia. Atenas y Grecia formaron la Confederación de Delos con el fin de protegerse de las futuras agresiones persas y liberar a las colonias griegas del Asia Menor, por lo que decidieron continuar el conflicto.

La contienda duró más de veinte años hasta que el rey Artajerjes firmó un tratado en el 449 a. C. donde reconocía la independencia de las colonias helenas del Asia Menor así como la soberanía griega sobre el mar Egeo.

Resultados de las Guerras Médicas

Las Guerras Médicas llegaron a su fin cuando el rey Artajerjes de persa se vio obligado a firmar un tratado de paz con los griegos para poner fin a más de 50 años de lucha bélica entre ambas partes. En este convenio Grecia le impuso una serie de condiciones a la nación Persa, entre las que se destacan la renuncia de los persas a conquistar y extender su imperio hacia Grecia y a no volver a navegar por el mar Egeo, el cual quedaba bajo el dominio total de los griegos. Por otra parte, los enemigos de los persas le otorgaron el permiso para realizar comercios con las colonias griegas de Asia Menor.

Cuáles fueron los efectos de las Guerras Médicas

Después de tantas guerras, la ciudad de Atenas se convirtió en la más poderosa del mundo griego, los atenientes lograron el control marítimo del Mar Mediterráneo y las ciudades de Asia Menor recuperaron su independencia.

Pero este poderío no duraría mucho pues el poder militar y predominio de Atenas provocaría las Guerras del Peloponeso entre las ciudades de Atenas y Esparta, las cuales fueron conquistadas por Filipo II de Macedonia en el año 338 a. C. en la Batalla de Queronea.

Leave a Reply