Batalla de las Navas de Tolosa

Batalla de las Navas de Tolosa
Nos dejas tu voto?

La Batalla de las Navas de Tolosa es considerada una batalla icónica cuando se habla de la Reconquista de la península ibérica, pues marcó el comienzo del fin de la hegemonía islámica en la región del sur de España. ¿Quiénes lideraron esta recordada batalla? ¿Cómo se pudo formar un ejército lo suficientemente fuerte para derrotar al ejército musulmán mucho mayor y sobre todo tomando en cuenta el historial de división y desconfianza del lado cristiano? ¿Qué papel jugó la iglesia en esta gesta bélica y cuáles fueron las consecuencias a corto y largo plazo de esta gran victoria? A continuación, resumimos y respondemos estas interrogantes.

¿Quiénes participaron en la Batalla de las Navas de Tolosa?

Esta batalla de las Navas de Tolosa, donde hubo un llamado bajo pena de excomulgación a quien no atendiera el llamado hecho por el papa Inocencio III, logró unir a los reinados cristianos de la península. Fue Alfonso VIII rey de Castillo quien inició la preparación para la batalla inminente y tuvo que solicitar al papa su apoyo, esto logró entonces unir en un solo ejército a Alfonso VIII rey de Castilla, Pedro II rey de Aragón y Sancho VII rey de Navarra, estas eran las fuerzas de los europeos. Con respecto a la cantidad de tropas existen discrepancias, pero cifras razonables del siglo XIII concuerdan con estudios más recientes y dan unos 12.000 soldados por el lado de la cristiandad, entre caballeros e infantería o peones.

Por los musulmanes, estaba un ejército calculado en un poco más de 20.000 soldados entre infantería, caballería ligera, arqueros y la elite militar comandados por el califa almohade Muhammad an-Nasir (Miramamolín para los cristianos).

Causas de la Batalla de las Navas de Tolosa

Al estudiar la situación política de aquellos tiempos, mediados del siglo XII, es evidente que se acercaba una confrontación decisiva como lo fue la batalla de las Navas de Tolosa, el rey castellano Alfonso VIII había perdido una batalla en 1195 contra los almohades en Alarcos y la gota que rebasa la copa es la caída del emblemático castillo cristiano de Salvatierra, donde había una orden eclesiástica muy aguerrida. Esto supuso que los musulmanes habían logrado llevar su frontera del sur peninsular muy cerca de la importantísima ciudad de Toledo, hasta los Montes de Toledo. ¡Había llegado el momento de hacer algo!, o el Islam seguiría expandiéndose en la península.

Consecuencias de la Batalla de las Navas de Tolosa

Las consecuencias inmediatas de esta decisiva batalla de Las Navas de Tolosa, fue que recuperaron los de la cristiandad uno a uno las fortalezas, castillos y espacios que habían permanecido en manos de los musulmanes e incluso iniciando una cristianización de la zona sur de la península ibérica, pero esto no terminó las guerras de la reconquista. Las consecuencias a largo plazo fueron más notables, desde ese año 2012 las fuerzas de combate de los musulmanes ya no fue la misma, de hecho se dice que no volvieron a recuperarse después de esta importantísima batalla.

Sin embargo, no debemos entender que allí terminó todo, es verdad que esta batalla estableció la superioridad de los dominios de la cristiandad en la península gracias a que unieron fuerzas para enfrentar a los invasores islamistas, que ya llevaban más de 4 siglos allí, pero no fue sino hasta el año 1492 cuando se declaró en fin de la Reconquista de las tierras invadidas por los musulmanes con la entrega del reino de Granada a los Reyes católicos Fernando II rey de Aragón e Isabel I reina de Castilla.

¿Quién fue el vencedor de la Batalla de Navas de Tolosa?

Se considera una gran victoria para la causa de la Reconquista Ibérica esta batalla de Las Navas de Tolosa, es una batalla muy bien documentada tanto de parte de los cristianos como de parte de los musulmanes. El gran vencedor de esta batalla fue, sin duda alguna, las tropas aliadas de los tres reyes Alfonso VIII, Pedro II y Sancho VII.

Pero, por otro lado, también la iglesia representada por el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada fue vencedora, porque por intermediación de él, Alfonso VIII pudo apelar al papa Inocencio III quien logró o ayudó a unir a aquellos reyes y convocar tropas de toda Europa para apoyarlos declarando ésta una guerra santa en defensa de la causa cristiana, y ciertamente vino el apoyo de caballeros y señores feudales de muchas regiones.

Leave a Reply